Qué es el Digital Sharecropping y por qué deberías evitarlo

digital-sharecropping

El sharecropping (aparcería en español), hace referencia al sistema de explotación de cultivos mediante el que agricultores independientes trabajan la tierra del latifundista a cambio de un pequeño porcentaje sobre las ganancias. Normalmente el propietario también cede al trabajador el derecho a habitar la vivienda.

Un sistema genial para que gente sin recursos se gane la vida. Solo que si al propietario se le cruzan los cables, te puede echar sin más, y entonces estás j****o.

Nicholas Carr aplicó el término a un fenómeno que se produce hoy en día en el mundo digital, y que podríamos definir más o menos así: 

definicion-digital-sharecropping

Cómo te puede perjudicar el digital sharecropping

Vamos a ilustrar el concepto con ejemplos:

  1. Google cambia su algoritmo, la Web se echa a temblar, y todo porque las búsquedas orgánicas son la mayor fuente de tráfico para la mayoría de páginas web. Google es el gran latifundista de la era moderna.
  2. Facebook se levanta un día y decide que ha llegado la hora de monetizar. Seguidores ya no equivale a visibilidad. Hasta ahora estabas encantado, porque usabas una plataforma para difundir tus contenidos de manera gratuita. Pues a partir de ahora, si quieres asegurarte de que la gente verá tus publicaciones, tendrás que pagar por anuncios.
  3. Facebook, Twitter, o cualquier plataforma clave para tu negocio o actividad online, considera que estás incumpliendo sus términos y condiciones, y te suspende la cuenta. Lo peor es que igual tienen razón. Porque… ¿quién se lee los términos y condiciones?
  4. La plataforma se pasa de moda. Myspace.
  5. La plataforma desaparece. Google +, algún día.

No es tan probable que una gran red social o plataforma de publicación o difusión de contenidos desaparezca de la noche a la mañana, pero en un mercado tan competitivo, las empresas aplican de manera constante cambios estratégicos que pueden afectarte como usuario.

¿Cómo saber si eres un Digital Sharecropper?

El primer requisito para darte cuenta es pararte a pensar en ello.

Cuando una plataforma funciona bien, es normal que demos las cosas por sentado, que pensemos que siempre va a estar ahí para nosotros y que todo va a ir bien. 

Ahora que sabes que existen riesgos, deberías pararte a pensar en cuáles son los canales (incluso personas) que permiten que las actividades a las que dedicas tu tiempo funcionen y tengan exposición.  

Por ejemplo, en mi caso me dedico a escribir historias de ficción y artículos sobre temas variados, y mi objetivo es que la gente lea esos contenidos. La manera en que procuro esto es publicándolos en mi web personal y trabajándome varias fuentes de tráfico que traen lectores.

Para averiguar el peso de cada una de esas fuentes externas en la consecución de mis objetivos, puedo analizar el informe de fuentes de tráfico de Google Analytics:

estadisticas-fuentes-trafico

A la vista de estos datos, si alguna vez desaparece Google (poco probable), o si decide dejar de indexar ciertos artículos de mi web (más probable), perderé un 76.2% de oportunidades de que un visitante lea mi contenido.

En resumen, si la mayor parte de tu trafico o de tus ventas (o de cualquier otro KPI que consideres fundamental para transmitir o dar a conocer tu actividad) viene de uno solo o de unos pocos medios, eres un digital sharecropper.

Cómo evitar el Digital Sharecropping

Principalmente: 

  1. Si usas plataformas o canales que no controlas directamente, no dejando que el éxito de tu estrategia digital dependa de solo de ellos.
  2. Creando o difundiendo tu contenido mediante métodos sobre los que sí tienes control directo. Por ejemplo, creando una buena lista de mailing, publicando tu contenido en una web personal, y alojándola en un hosting propio.
  3. En la medida de lo posible, usando las redes sociales u otras plataformas externas para difundir tu contenido, no para contenerlo.

Ahora quizás estés pensando que claro, nunca va a haber ninguna herramienta de publicación o difusión de contenidos que esté totalmente bajo nuestro control, y entonces yo te diré, pues sí, ahí me has pillao. 

Pero bueno, yo creo que el riesgo puede ser mayor o menor, y que lo importante es que seas consciente de que existe, y que luego tomes las medidas que consideres adecuadas.

Una relación desigual entre plataformas y usuarios 

balanza-google-usuariosFacebook, Twitter, WordPress, Pinterest, Instagram, Reddit, Menéame, Youtube y todas las redes sociales, plataformas de publicación de hoy en día basan su éxito en el contenido generador por la gente

Así que fíjate, hasta podría decirse que todos esos sitios son nuestros sharecroppers. Sin los updates que publicamos en Facebook, las fotos que subimos a Instagram, o los vídeos que colgamos en Youtube, no habría usuarios, así que no habría anuncios, y tampoco habría dinero para estas empresas.

Un intercambio justo, dirás. Ellos te ofrecen un lugar para poner tus cosas y darte visibilidad, y a cambio, tú engrosas las listas de usuarios. Nada grave.

Lo que pasa es que la capacidad de una de las partes para imponer su voluntad sobre la otra es mucho mayor en un sentido que en otro.

Si tú renuncias al acuerdo y abandonas la plataforma, para ellos no supondrá ningún perjuicio, porque todavía habrá millones de usuarios más sustentando su sistema. Sin embargo, si ellos deciden hacer un cambio, aunque este te perjudique, solo tienes dos opciones: asumir las nuevas normas, o no usar el servicio.

En resumen 

Creo que hoy en día, y siempre que sea posible, es mejor invertir los recursos en sistemas que uno mismo controla. Por eso, antes de hacer que tu contenido dependa de una nueva plataforma conviene que te plantees hasta qué punto la otra parte determina el éxito o alcance de tu actividad haciéndote preguntas como:

  • ¿Qué derechos tengo sobre el contenido con el que estoy contribuyendo?
  • ¿Puedo descargar o realizar copias de seguridad de mis contenidos de manera fácil?
  • ¿Qué “plan B” podría ejecutar si en el futuro mis fuentes de tráfico dejan de traerme tráfico?

2 comments to this article

  1. Francisco Tapia

    on noviembre 8, 2015 at 8:10 pm - Responder

    Ese es el gran problema de depende de servicios de terceros, que en un momento o en otro pueden volver las tornas a su favor. Pero un poco de eso también nos pasa si publicamos mediante amazon (por ejemplo). Al final, estás poniendo tu producción en manos de terceros. se me ocurre que , en cierto modo, es como los negocios basados en franquicias, que te ponen una solución “llave en mano”, pero en el fondo imponen ellos las condiciones. La ventaja del sistema es la solidez, mientras que su desventaja es la pérdida del control.

    Un saludo desde “Con Plumay Píxel”

    • Nadia Orenes Ruiz

      on noviembre 10, 2015 at 10:48 pm - Responder

      Hola Francisco, ¿qué tal? Sí, al final tampoco hay que ser alarmista. Normalmente estos servicios nos permiten hacer cosas que de otro modo nos serían muy difíciles, o para las que tendríamos que pagar.

      Pero la verdad es que cuanto más pienso en este tema, más me convenzo de que a largo plazo es mejor diversificar las estrategias y dedicar más tiempo al contenido, que siempre será tuyo, y menos a las plataformas en sí, que no son otra cosa que productos que lanzan las empresas para alcanzar sus objetivos económicos.

      Un saludo, muchas gracias por el comentario.

Deja un comentario