Helvetica

Seguro que habías oído hablar de ella antes, pero quizás no imaginabas todo lo que se puede aprender sobre percepción, comunicación y cultura visual a partir de su estudio. En la calle, en el metro, en las tiendas, y seguramente también en tu casa, cada día te cruzas con ella infinidad de veces, y sin embargo, su presencia te pasa siempre desapercibida.

En sus 57 años de vida Helvetica se ha convertido en una de las fuentes más ubicuas, amadas y a la vez criticadas de la tipografía moderna. Quédate a leer este artículo para dar un repaso por su historia, comprender qué es lo que la hace especial y averiguar cómo puede serte útil en tu trabajo como diseñador de portadas.

Su origen

La tipografía Helvetica nació después de la Segunda Guerra Mundial de mano de la popular escuela de diseño suiza, y en oposición a las ya anticuadas tendencias que hasta entonces dominaban la comunicación visual.

Su impacto fue notable en el mundo de la publicidad. Para que te hagas una idea de las dimensiones del cambio que tuvo lugar, antes de los años 50 muchos anuncios impresos tenían este aspecto:

Anuncio de los 50.

Se solía abusar de las tipografías manuscritas y poco legibles, lo que se unía a una pobre jerarquización de los elementos, por lo que la atención se dispersaba sin remedio y el mensaje perdía fuerza.

En este contexto, los diseñadores estaban deseosos de dar con una tipografía que les ayudara a conferir un mayor impacto y claridad a los mensajes que querían transmitir. Helvetica llegó en el momento adecuado. Su uso se popularizó rápido y durante las décadas de los sesenta y setenta se convirtió en la favorita de las marcas, que la usaron en sus anuncios y en sus logotipos (de hecho, todavía hoy muchas marcas conocidas conservan esos logotipos originales).

Así, las nuevas imágenes de la modernidad se caracterizaron por una mayor claridad y contundencia del mensaje. Helvetica jugó un papel importante en esta modernización:

anuncio-impreso-helvetica

Neutralidad y lógica

Una de las características más destacadas cuando se habla de esta fuente es su aparente neutralidad, es decir, la tipografía pasa desapercibida para dar relevancia solo al contenido.

Un ejemplo al que se suele acudir es el de los logotipos de American Apparel y American Airlines, ambos con Helvetica:

Logotipo American Airlines con tipografía Helvetica.Logo de American Apparel, con la tipografía Helvetica.

A pesar del parecido de los logotipos, American Airlines y American Apparel son dos empresas con filosofías y públicos muy diferentes. Sin embargo, ¿no temen que el público las confunda e incluso sus imágenes se vean perjudicadas por asociaciones indeseadas?

Ahí es donde la magia de Helvetica entra en acción. El diseño de la fuente en sí no aporta ninguna información, sino que el mensaje reposa en el contexto, en la intencionalidad del emisor y en la interpretación del receptor, por lo que dos diseños muy parecidos en realidad pueden adquirir significados muy diferentes según las connotaciones que se les asigne.

En resumen, su aparente sencillez e invisibilidad permiten que se adapte bien a casi cualquier uso, y además, su diseño transmite una imagen de «modernidad», por lo que se supone que es fácil conseguir buenos resultados de manera intuitiva incluso sin tener amplios conocimientos de diseño.

Helvetica hoy

Helvetica ha ido sembrando a lo largo de las décadas una amplia base de seguidores, pero también de detractores. Algunos diseñadores defienden que no se trata de una tipografía simple e invisible en un sentido inocente, sino que en realidad es fría y homogénea, lo que incluso está unido a ciertas implicaciones políticas.

De hecho, muchas empresas en su día eligieron esta tipografía para impregnarse de su supuesta indefensión, y lograr así una mayor aceptación por parte del gran público.

Por otra parte, también se critica que estas características que la hacen tan fácil de usar, junto con su facilidad de acceso (Apple la incluye en su sistema operativo, y Windows hizo su propia versión con la Arial), han banalizado su uso, convirtiéndola en la «tipografía por defecto».

En cualquier caso, estas críticas quedan dentro del ámbito de los diseñadores profesionales. Por lo que al resto de nosotros nos respecta, las cosas no hubieran sido iguales si esta tipografía no hubiera existido. Helvetica está siempre a nuestro alrededor y nos guía en todo lo que hacemos (está presente en señales, en medios de transporte, ropa, packagings, documentos y un largo etcétera).

Anatomía

Como apunté antes, la tipografía Arial que todos conocemos es una versión de Helvetica que Windows adoptó y popularizó, y que está especialmente pensada para ser leída en pantallas digitales. Hay quien dice que no es otra cosa que una copia barata, pero la cuestión es que su uso está igual o más extendido que el de la original.

Un truco para diferenciar Helvetica de Arial o para identificar la tipografía Helvetica en general es fijarse en si las terminaciones de los trazos se cortan de manera horizontal u oblicua. Aquí puedes ver la diferencia (Helvetica es azul):

Comparación entre las tipografías Helvetica y Arial.

Aparte del tipo clásico, existen infinidad de variaciones de esta tipografía. Puedes ver muchas de ellas en la web de Linotype, pero a continuación muestro algunos experimentos que he hecho para que conozcas algunos de los más comunes.

  • He aquí la Helvetica simple y llana (antes de que le asignaran un nombre más comercial, se llamaba Neue Haas Grotesk):

Un diseño experimental con la tipografía Helvetica.

  •  Esta de aquí es la Helvetica Inserat Roman:

Diseño con Helvetica Inserat Roman.

  •  Y esta otra, la Helvetica Light:

Un diseño con la tipografía Helvetica Light.

Helvetica en diseño editorial

Integrar las tipografías puede llegar a ser una de las partes más complicadas de todo el proceso de diseñar una portada. La elección de una tipografía no debe tomarse a la ligera, y acudir de manera automática a una fuente determinada sin tener en cuenta las características específicas del mensaje que se quiere comunicar o el medio en el que se transmitirá no es una buena práctica.

Sin embargo, aunque no seas un diseñador profesional, puedes llegar a conseguir un buen resultado usando herramientas que te faciliten el trabajo según tus capacidades.

Aunque los profesionales critican el mal uso que los aficionados hacen de Helvetica, esta tipografía no está ni mucho menos estigmatizada en diseño editorial y diseño de portadas, y las editoriales «grandes» siguen usándola:

Portadas de libros que usan la tipografía Helvetica.

Portadas de libros que usan la tipografía Helvetica.

Puedes ver más ejemplos en Book Cover Archive. Y si estás interesado en aprender más sobre Helvetica, te recomiendo que veas este documental monográfico de 2007.


 ¿Cómo eliges las tipografías para tus portadas? ¿Tienes tu propio repertorio de tipografías «seguras», o intentas encontrar una adecuada a cada uso?


Curso online gratuito de narrativa del videojuego en Coursera

El curso se llama Online Games: Literature, New Media, and Narrative, y lo imparte la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos) a través de Coursera.

Imagen del curso Juegos en línea: la literatura, los nuevos medios y la narrativa

Comenzó el pasado 14 de julio, pero todas las lecciones están siempre disponibles online, por lo que si te interesa estás a tiempo de apuntarte. La fecha de finalización es el 1 de septiembre, y según sus autores, requiere unas 6/7 horas de trabajo semanal, incluyendo visionado de vídeos, lecturas y ejercicios.

Como en muchos MOOCs (Massive Open Online Courses) impartidos en Coursera, cuando acabes el curso obtendrás un Statement of Accomplishment, que es una especie de diploma que generan de manera automática con tu nombre y el nombre del curso. Por otra parte, si pagas 49$ puedes obtener un Verified Certificate, que es un diploma un poco más avanzado. Puedes ver las diferencias entre ambos tipos de diplomas aquí. Ambos los puedes integrar fácilmente en tu perfil de Linkedin.

Si quieres más detalles, puedes obtenerlos en Coursera.

 


Estudio de un caso: así diseñé mi portada (Mississippi Ghost Blues)

Como suelo hacer, cuando diseñé la portada de Mississippi Ghost Blues, guardé varias versiones de los bocetos para luego explicar el proceso paso a paso. Espero que mi experiencia te sirva cuando diseñes o elijas las portadas de tus libros.

Portada final de Mississippi Ghost Blues.

Siempre que me planteo escribir un nuevo libro me gusta pensar desde el principio no solo en el desarrollo historia, sino también en la parte visual del proyecto (portada, ilustraciones, edición y web), y hasta en la planificación de las acciones promocionales.

Mi primer boceto de la portada de Mississippi Ghost Blues (a partir de ahora MGB) tiene fecha del 26 de febrero de 2014, más o menos cuando empecé a pensar en la historia, y tiene esta pinta:

Primer boceto

Primer boceto de mi portada para Mississippi Ghost Blues.

Visto así parece un garabato de un niño de tres años, pero era muy importante para mí plasmar mis ideas lo antes posible para no olvidarlas y para marcar un punto de partida. Desde luego que había mucho por hacer, pero también mucho tiempo para mejorar.

Yo misma reconozco que en cualquier proceso creativo no hay que quedarse con la primera idea que le viene a uno a la cabeza, pero en este caso, la esencia de la portada se mantuvo hasta el final, y la verdad es que no llegué a considerar otras ideas seriamente.

Nótese que a estas alturas ni siquiera tenía claro el título de la historia, pero sí otras cosas importantes:

  • En la portada deberían aparecer los protagonistas de la historia: Vincent y su armónica.
  • Dado que no soy diseñadora profesional y tan solo domino algunos aspectos aislados del diseño gráfico, optar por un plano detalle me permitiría «camuflar» mis carencias técnicas y destacar mis fuertes.

Segundo boceto

Segundo boceto de mi portada para Mississippi Ghost Blues.

Desde principios de marzo hasta finales de abril fui desarrollando la historia a ratos, según se me iban ocurriendo nuevas ideas o capítulos, aunque sin trabajar de manera intensiva en ello. Lo mismo hice con la portada, y en este segundo boceto fueron quedando más cosas claras:

  • Basaría el diseño en colores planos. Sabía que esto reduciría mi ineptitud usando efectos y degradados en Photoshop, y además, si lo hacía con cuidado, podía dar lugar a un resultado vistoso.
  • También elegí una tipografía informal e inspirada en el carácter divertido de la historia.
  • Por último, empecé a diseñar algunos de los renders finales (la armónica o los labios).

Lo único que tuve que hacer para esta portada fue fotografiar cosas como mis gafas o mis manos y luego, con la Pluma de Photoshop, siluetearlo para conseguir formas vectoriales. Trabajar de esta manera permite obtener imágenes a gran calidad y poco pesadas.

Tercer boceto

Tercer boceto de mi portada para Mississippi Ghost Blues.

Desde mediados de abril y hasta principios de mayo realicé estos diseños para las portadillas de los títulos, y también terminé este tercer boceto, en el que se decidieron algunos detalles:

  • La tipografía final.
  • Dónde iría mi nombre.
  • Elementos que aportaran pistas sobre la temática y el género del libro: un toque de fantasía en el pentagrama, y una referencia al mundo de los muertos o a la muerte en el caso del anillo.

En cuanto a la tipografía, igual te has dado cuenta de que no es la misma que en el boceto anterior. Puesto que la tipografía que había elegido era de pago, hice la mía propia inspirándome en ella (que no copiándola).

Como solo necesitaba unas pocas letras, solo tuve que sacar la pluma y en un rato tenía hechos mis propios caracteres, que podría usar a mi antojo sin tener que preocuparme por los derechos.

Últimos bocetos

Últimos bocetos de Mississippi Ghost Blues. Durante un par de semanas estuve jugando con ciertos elementos, buscando una versión que me convenciera. 

El color rojo de los primeros bocetos me gusta y me parece llamativo. Sin embargo, hacia el final del proceso me di cuenta de que era un color muy parecido al que había usado en la portada de mi anterior libro, y puesto que son obras totalmente diferentes y las portadas ya se parecían en cuanto al estilo, no quería que nadie pensara que formaban parte de la misma serie o temática.

Si empiezas a publicar libros, y aunque tus obras sean muy diferentes entre sí, a lo mejor quieres tener una visión más a largo plazo y pensar en cómo el lector puede formarse una imagen de ti como escritor. No puedes saber cómo serán tus libros antes de haberlos escrito, ¿pero no te gustaría tener una identidad visual propia y que de un vistazo los lectores sepan que tú eres el autor?

Recuerdo, hace tiempo, ver en las librerías varias obras de Jonathan Safran Foer y reconocerlas como obras del mismo autor incluso mucho antes de recordar su nombre.

Al final me alegro de haber cambiado color, porque como podéis ver en la ficha de Amazon de La máquina de soñar, el color rojo comprime mal y en ciertos entornos, se ve pixelado.

Después de todas las pruebas que realicé en esta fase, al final:

  • Añadí algunas notas musicales de colores y pájaros negros en el pentagrama para subrayar el elemento de fantasía y romper la monotonía de los colores planos.
  • Modifiqué las gafas para que parecieran “más de blues”.
  • Modifiqué y ajusté los renders de las manos, sus tamaños, etc.
  • Añadí una pequeña sombra en el título para que destacara.
  • Jugué con los colores de los elementos, incluyendo el fondo de la portada.

Resultado final

El color amarillo me convenció. Resulta llamativo, y además hace referencia a cierto aspecto clave de la historia, que es el material del que está hecha la armónica de Vincent.

Conclusiones

Después de 4 meses en los que fui alternando tareas de escritura y diseño, conseguí una portada de aspecto profesional empleando solo los conocimientos de los que dispongo.

Conforme la historia fue creciendo, fui cambiando y ajustando detalles en el diseño hasta que el resultado me pareció el mejor posible. Creo que para abordar el diseño de una portada, es mejor tomarse el tiempo necesario antes que darse un atracón de última hora.

Si quieres mi consejo, cuando estés diseñando o eligiendo tu portada, averigua con qué estilos o técnicas te desenvuelves mejor y pide opiniones a quien tengas a mano: te ayudará a saber cómo verán los lectores tu portada.


Si te ha gustado este análisis, puedes leer otro estudio de un caso aquí.


Evaluando resultados en Google Analytics

Este es tercero de una serie de artículos que te descubrirán cómo usar Google Analytics para observar los caminos que el lector recorre en tu web, con la finalidad de optimizar tanto tus canales de promoción como su experiencia de usuario.

En los dos primeros posts descubrimos cómo la analítica web contempla este recorrido, y en el segundo, cómo poner en marcha algunos objetivos útiles para escritores y editores de contenidos.

En el presente capítulo explicaré cómo recoger los resultados de esos objetivos con la finalidad de orientar tus esfuerzos hacia la mejora y la resolución de problemas.

Ilustración de un gráfico de barras insertado en los lomos de unos libros.

Asignando un valor monetario a los objetivos

Siempre que configuras un nuevo objetivo en Google Analytics puedes asignar un valor monetario a la conversión, un paso opcional pero que te dará información que no es accesible de otra manera (como los reports de ROI o return of investment).

Asignar un valor monetario a los objetivos tiene mucho sentido si usas tu web como plataforma de venta o promoción de productos o servicios (como es el caso de los escritores que venden sus libros), porque en estos casos lo más lógico es hacer coincidir el valor del objetivo con el del producto.

Pero en otros casos asignar un valor económico también puede ser útil, porque cualquier persona que dedique su tiempo a publicar contenidos para una audiencia puede estar guiado por unos objetivos de cualquier tipo, y asignar un valor monetario a los mismos es una manera ilustrativa de averiguar si el tiempo se está invirtiendo de manera eficaz.

Por otra parte, aplicar un valor monetario a un objetivo es un proceso subjetivo, y solo tú puedes hacerlo según la naturaleza de tu proyecto. Lo importante es que si decides medir resultados con valores monetarios, no improvises, sino que establezcas unas pautas desde el principio que luego puedas aplicar de manera intuitiva.

Por ejemplo, en el caso de un objetivo ligado a la venta directa de un libro, lo más común es asignar al objetivo el valor económico de ese libro. Pero si estás valorando otro objetivo como puede ser la inscripción en un newsletter, dependerá de tu criterio considerar si el valor que este resultado te retorna en relación a tus objetivos finales es mayor o menor.

Para asignar un valor a cada uno de tus objetivos primero tienes que buscar tu lista de objetivos en el Administrador:

Localización del panel de objetivos en Google Analytics.

Luego, en cada objetivo, donde pone «Valor OPCIONAL» , eliges «Sí» y escribes el valor que quieras asignar:

Configuración de un objetivo de Google Analytics tipo evento (outbound).

En el caso de eventos, el valor se puede asignar directamente al implementar el código de trackeo. Por eso al configurar el objetivo correspondiente en el administrador, propone la opción «Utilice el valor del evento como valor del objetivo para la conversión«. Si no estableciste el valor en el código de trackeo, puedes hacerlo ahora.

En este caso yo he asignado un valor de 0.89€ a la conversión (lo mismo que vale el libro). Que alguien visite la ficha de Amazon de mi libro no significa necesariamente que lo vaya a comprar y que vaya a generar para mí esos ingresos, pero para mí es un indicativo muy relevante, por eso le doy este valor.

Cómo visualizar los resultados de conversión de objetivos

Cuando hayas configurado tus objetivos y Google los haya empezado a trackear, ya puedes visualizar los informes con los resultados de conversión.

Si el objetivo era de tipo evento, puedes ver los resultados a tiempo real en: Tiempo real> eventos). Los informes a tiempo real son útiles para comprobar si las cosas están funcionando. Si no has configurado previamente un filtro para que Google Analytics excluya el tráfico interno, podrás ver tú mismo si los eventos se están trackeando en directo (por ejemplo, descargando un documento).

Menú de tiempo real en Google Analytics.

En segundo lugar, en la sección Adquisición>> todo el tráfico, puedes mirar de un vistazo el porcentaje de consecución de objetivos en relación al tráfico proveniente de cada una de tus fuentes. Solo tienes que seleccionar en el desplegable de la columna de la derecha el objetivo que quieras revisar:

Vista de objetivos completados según fuente de tráfico.

En estos informes puedes comprobar, por ejemplo, por qué canales llegan los visitantes que cumplen los objetivos que generan más valor monetario para ti.

Por último, si quieres realizar un análisis más profundo, puedes consultar la sección Conversiones, aunque la interpretación de estos informes requiere un conocimiento un poco más avanzado de Google Analytics. Entre todo lo que puedes aprender en esta sección, destaco:

  • Ver, mediante los multi-channel funnels, cómo todos tus canales trabajan juntos en la consecución final de objetivos.
  • Ver, en el informe Reverse Goal Path, las últimas 3 páginas visitadas antes de la URL relacionada con la consecución de los objetivos. Este informe resulta útil para descubrir recorridos que quizás no se habían contemplado.

Estos informes también son interesantes porque te permiten saber en qué punto una persona “abandonó” el recorrido previsto por ti, y usar esos resultados para implementar las mejoras convenientes.

Analizar es solo es el comienzo

Diagrama del proceso de análisis e implementacion de mejoras en la web.

Después de revisar tus informes, lo mejor sería que todos esos datos tan valiosos y que tanto te ha costado reunir no se queden en una simple curiosidad, sino que saques partido al análisis.

Por eso, el siguiente paso debería ser planear e implementar ajustes en tus canales para mejorar los ratios de conversión. Además, pasado un tiempo también deberías realizar un segundo análisis para comprobar si esos ajustes han mejorado tus métricas.

La web es algo vivo y los públicos cambian constantemente. Permanecer al margen de esos cambios y no adaptarte al contexto es ir destinando tu proyecto al fracaso poco a poco. Es posible que en estos momentos estés tan solo comenzando a construir tu plataforma web y que no recibas muchas visitas. Pero si estás comprometido con tu proyecto y estás dispuesto a dedicarle tiempo y esfuerzo, tus métricas mejorarán.

Por eso, cuanto antes comiences a recoger datos y a buscar tus rutinas de análisis, antes podrás empezar a mejorar. En concreto, si empiezas a definir objetivos desde un primer momento, conforme vayas haciendo crecer tu blog tomarás decisiones encaminadas a fines específicos, y sabrás más sobre tu público y el contexto en el que te mueves.

Propuestas de mejora

Si estás interesado en mejorar algunos aspectos relacionados con la usabilidad y rendimiento de tu web, visita estas guías:


Marcando objetivos en Google Analytics

Este es el segundo de una serie de posts sobre el uso de la analítica web (el primer capítulo, aquí), que te ayudará a comprender el comportamiento de los visitantes de tu web y a mejorar tus resultados con Google Analytics. En el presente capítulo explicaré paso a paso cómo configurar objetivos que yo misma uso en mis informes y que creo que pueden servirte como punto de partida para tus propias estrategias. Un icono de unos dardos haciendo diana en un libro.

Cómo establecer tus objetivos con Google Analytics

En primer lugar, no es necesario que seas un especialista en Google Analytics para sacar partido de los objetivos, pero estar familiarizado con la herramienta te facilitará mucho las cosas. Por otra parte, ten en cuenta que desde que configuras un objetivo hasta que Google Analytics comienza a trackearlo (y a mostrar los resultados en los informes) pueden pasar varias horas. Si se diera el caso, dale un par de días antes de empezar a preguntarte por qué tus objetivos no están funcionando.

Si en algún momento no encuentras alguno de los informes o secciones mencionados, puedes usar el buscador que hay en la columna de herramientas de la izquierda de la sección «Informes» de Google Analytics. Este buscador suele dar buenos resultados gracias a que todas las funcionalidades están bien estructuradas y nombradas de manera intuitiva: Buscador de Google Analytics

1. Abre tu cuenta de Google Analytics

Lo primero que tienes que hacer, si no lo has hecho ya, es asignar tu página web a una cuenta de Google Analytics. Para ello solo necesitas una cuenta de Google y tener acceso al código fuente de tu página web. Cuando crees tu cuenta de Google Analytics, obtendrás un código de seguimiento que deberás implementar justo antes del cierre del tag “head” de tu página. Si tu web está basada en un sistema de blogging como WordPress, puedes descargar un plugin que te permita añadir el código de manera automática, o seguir tutoriales como este.

2. Piensa tus objetivos

Algunos ejemplos de objetivos que se pueden configurar en Google Analytics y que pueden resultarte útiles como autor o blogger son:

  • Usuarios que visitan tu web y hacen click en un enlace a la ficha de Amazon o cualquier otra plataforma en la que esté publicado tu libro.
  • Usuarios que consultan durante cierto tiempo tu página.
  • Usuarios que descargan un relato o documento que hay subido en tu web en diferentes formatos (mobi, epub, pdf…)

Como ves, los datos que puede proporcionar Google Analytics son muy interesantes, pero todavía lo es más realizar un análisis más profundo que te permita, por ejemplo, poner estas cifras en relación a cada una de tus fuentes de tráfico (redes sociales, newsletter, foros, etc.).

De esta manera puedes averiguar cuáles de los medios que usas para promocionar tu trabajo te sirven para obtener las mejores cifras de conversión (de consecución de objetivos). En este post solo propongo algunos ejemplos, pero Google Analytics ofrece muchísimas posibilidades de personalización, y al final, serás tú quien defina los objetivos relevantes en relación a lo que ofreces y a tu audiencia.

3. Configura tus objetivos

Una vez hayas considerado los objetivos con los que quieras iniciarte, debes ir al panel de administración que aparece arriba en la pantalla de inicio: Localización del panel de objetivos en Google Analytics. En la columna de la derecha, donde aparece la vista (llamada en este caso «Todos los datos de sitios web»), debes hacer click en “objetivos”. Los objetivos se configuran a nivel de la vista de la propiedad, lo que quiere decir que los informes asociados a los objetivos que establezcas aquí, aparecerán al seleccionar la vista adecuada en el panel de inicio de Google Analytics: Jerarquía de las cuentas, propiedades y vistas en Google Analytics. Una vez hayas accedido a la sección «Objetivos» en el panel de administración, solo tendrás que darle a “Nuevo objetivo”, seleccionar “personalizado” y seguir las instrucciones descritas a continuación para cada tipo de objetivo. En los siguientes apartados explicaré varios casos (uno por cada uno de los tipos básicos de objetivos) con la esperanza de que te inspiren y te sirvan como punto de partida para tus propios análisis.

Sobre los objetivos de tipo evento

Todos los tipos de objetivos se pueden configurar de manera fácil y rápida desde Google Analytics excepto los de tipo evento, que requieren pasos un poco más complejos. Por ejemplo, debido a la manera en que funciona Google Analytics, cuando la acción que quieras trackear implique que el lector haga click en un enlace que lleve a una página externa a la tuya (como en este caso, a la ficha de Amazon de mi libro), el proceso requerirá que incluyas un código javascript en tu web. En mi caso no tengo ningún conocimiento de Javascript, pero dado que entiendo algo de html y tengo acceso directo al código de mi web, con ayuda de algunas guías he logrado poner en funcionamiento el código de trackeo de este tipo de eventos. En este tutorial te explicaré paso a paso el procedimiento que seguí.

Sin embargo, si no tienes acceso directo al código html de tu página, existen otras opciones que no requieren que trabajes directamente con código. Por ejemplo, si usas un sistema de blogging como WordPress, puedes buscar algún plugin que te permita implementar código en el head del blog, y por otra parte, editar el código de los enlaces mediante widgets o en la vista html de tus posts.

Por último, Google Analytics dispone de un Tag Manager que permite insertar los tags necesarios para el trackeo de eventos mediante un administrador. Personalmente nunca he usado esta opción, pero tiene pinta de ser la manera más fácil de configurar eventos si no se tiene conocimientos de programación.

Si ninguno de estos métodos te convence, puedes seguir leyendo a partir del ejemplo número tres, cuya configuración es mucho más sencilla. No obstante, para mí los objetivos de tipo evento han sido los más útiles hasta el momento, por lo que te recomiendo que no dejes de darles una oportunidad.

1. ¿Cuántas personas han accedido desde mi web a la ficha de Amazon de mi libro? (objetivo de tipo evento)

Como decía, para que Google Analytics pueda saber si una persona hizo click en un enlace que envía al usuario fuera de la web, hay que seguir un procedimiento especial y configurar los llamados Outbound links. Para ello, en primer lugar tendrás que declarar una función añadiendo el siguiente script al head de tu web:

<script> /** * Function that tracks a click on an outbound link in Google Analytics. * This function takes a valid URL string as an argument, and uses that URL string * as the event label. */ var trackOutboundLink = function(url) { ga(‘send’, ‘event’, Amazon, ‘click‘, MGB, {‘hitCallback’: function () { document.location = url; } }); } </script>

Puedes copiar y pegar este código directamente en tu web, pero las tres palabras que he resaltado en rojo (la categoría, acción y etiqueta del evento), es recomendable que las elijas de la manera que a ti te resulte más descriptiva en cada caso.

Según las buenas prácticas, la palabra que uses como categoría debería describir el objeto al que se asocia el evento; en action se define la acción que realiza el usuario; y en label puedes elegir la etiqueta que te ayude a identificar de un vistazo los eventos que luego se verán reflejados en los resultados.

En segundo lugar, tienes que llamar la función en el enlace que quieras trackear:

<a href=»http://www.amazon.es/dp/B00L6DVB8K» onclick=»trackOutboundLink(‘http://www.amazon.es/dp/B00L6DVB8K’); return false;»>Visita la ficha de Amazon</a>

En este ejemplo, tú tan solo tendrás que cambiar el enlace a tu propio libro, y en su caso, el texto sobre el que está aplicado el enlace.

Por último, tienes que configurar el objetivo en Google Analyltics para que las estadísticas aparezcan en los informes. Para ello, debes crear un nuevo objetivo de tipo evento, y poner en los campos categoría, acción y etiqueta exactamente las mismas palabras que usaste en el primer paso, al declarar la función en el script. En mi caso, el objetivo quedaría configurado de esta manera: Configuración de un objetivo de Google Analytics tipo evento (outbound).

2. ¿Cuántas personas han descargado un relato subido en mi web? (objetivo de tipo evento)

En principio este tipo de evento se puede configurar usando exactamente el mismo sistema que en el caso anterior, pero Google recomienda procedimientos diferentes en cada caso, y nosotros seguiremos esas recomendaciones aquí.

Supongamos que tengo en mi web una sección de ebooks donde facilito descargas gratuitas a relatos en diferentes formatos. Si el ebook estuviera publicado en Amazon, no tendría ningún problema para conseguir estadísticas de descarga, pero si lo que quiero es facilitar la descarga directa a través de mi web, puedo trackear las descargas configurando un objetivo de tipo evento en Google Analytics.

Para ello, en primer lugar hay que añadir este código script en el body del html:

<script type=»text/javascript»>
var downloadLink = document.getElementById(‘DescargaElefantes‘);
addListener(downloadLink, ‘click’, function() {
ga(‘send’, ‘event’, ‘download‘, ‘click‘, ‘EbookCortoElefantes‘);
});
/**
* Utility to wrap the different behaviors between W3C-compliant browsers
* and IE when adding event handlers.
*
* @param {Object} element Object on which to attach the event listener.
* @param {string} type A string representing the event type to listen for
* (e.g. load, click, etc.).
* @param {function()} callback The function that receives the notification.
*/
function addListener(element, type, callback) {
if (element.addEventListener) element.addEventListener(type, callback);
else if (element.attachEvent) element.attachEvent(‘on’ + type, callback);
}
</script>

En tu caso solo tendrás que intercambiar las palabras en rojo por las relevantes de acuerdo a tu configuración. Así, donde dice DescargaSangre debes poner el id que hayas asignado al anchor tag de descarga, y por otra parte, igual que en el trackeo de outbound links, debes elegir una categoría, una acción y un label que sean descriptivos. En mi caso he usado: download‘, ‘clickEbookCortoSangre.

En último lugar, hay que configurar el objetivo correspondiente en el administrador para que Google Analytics «tire» de esos eventos en tu web y pueda devolverte los resultados:

Configuración de un objetivo tipo evento para trackear descargas.

Por cada enlace de descarga puedo añadir un código de trackeo diferente, por lo que puedo saber en qué formatos se está bajando la gente el ebook. Si tuviera esta información y por ejemplo viera que nadie se baja el relato en formato pdf, no sería necesario perder tiempo en esa conversión.

3. ¿Cuántas personas que leyeron un artículo en mi web se inscribieron luego al newsletter? (objetivo de tipo destino)

Mediante los objetivos tipo Destino puedes saber cuándo las personas que entran en tu web llegan a cierta página (por ejemplo, un índice con tus ebooks publicados). Además, también puedes medir y descubrir los recorridos que llevan a las personas hasta cierta página mediante la configuración de un funnel (embudo de conversión).

Supongamos que tengo un blog en el que escribo artículos que pienso que pueden ser de interés para mis potenciales lectores, y que tengo implementado un sistema de suscripción a un newsletter. Con Google Analytics podría medir cuántas de las personas que consultaron cierto artículo terminaron inscribiéndose en el newsletter. Si soy capaz de pensar un recorrido paso a paso y añadirlo a una lista ordenada, podré saber cuántas personas actuaron según lo que esperaba. De acuerdo con el ejemplo, un posible recorrido sería:

  1. La URL del artículo que he publicado
  2. La URL resultante al inscribirse en el newsletter

Una vez pensado el recorrido, solo tengo que copiar las rutas URI y añadirlas al objetivo: Configuración de un objetivo de tipo destino. Es importante tener en cuenta durante la configuración que todas las URI deben estar dentro de tu dominio. Es decir, no puedes incorporar como uno de los pasos una página web externa (una página de twitter, Amazon, etc.). Por otra parte, la configuración no funcionará si copias y pegas la URL de la web, sino que tienes que indicar la URI (la parte de la URL que va después del dominio). Si quieres aplicar este ejemplo en tu web o blog, deberás añadir, primero, la URI de destino (eligiendo en el desplegable «igual a»), y abajo, el recorrido que quieres trackear. La URI de destino dependerá de tu sistema de inscripción al newsletter (puedes averiguarla inscribiéndote en tu propio newsletter).

El sistema seguido en este ejemplo puede serte útil si estás probando la eficacia de diferentes sistemas para fomentar la inscripción al newsletter en los posts. Por ejemplo, puedes usar en diferentes posts diferentes fórmulas, medir los resultados durante un tiempo, y por último, comparar las métricas.

4. ¿Despiertan mis artículos el mismo interés en los visitantes provenientes de todas las fuentes? (objetivo de tipo duración)

Para realizar esta comparativa, en primer lugar tienes que configurar un nuevo objetivo eligiendo una duración para la sesión. Esto es un parámetro subjetivo que depende de tus contenidos y de los planes que tengas para tu blog. ¿Durante cuánto tiempo consideras que tu contenido debería mantener enganchados a tus lectores? Este objetivo es así de fácil de configurar: Configuración de un objetivo de tipo duración. A continuación, puedes consultar los resultados en función de cada fuente de tráfico en los informes de Adquisición>> todo el tráfico, y así averiguar qué fuentes te llevan los visitantes que se involucran más con tus contenidos. Comentaré más a fondo cómo analizar los resultados en el próximo post de esta serie.

5. ¿Cuando llega un visitante atraído por un artículo de interés, soy capaz de retener su atención para que consulte otros contenidos?  (objetivo de tipo páginas/pantallas por sesión)

Este tipo de objetivo también es muy fácil de configurar. Tan solo tienes que especificar el número de páginas (o pantallas en el caso de los dispositivos móviles) que te propones que el usuario visite antes de abandonar la sesión: Configuración de un objetivo de tipo páginas vistas por sesión.

Evaluando resultados

Hasta aquí hemos visto cómo poner en funcionamiento varios sistemas de medición de objetivos que te pueden ser útiles si tu página web o blog juega un papel importante como canal promocional de tu trabajo.

En el próximo post de la serie explicaré cómo consultar los resultados de consecución de objetivos en Google Analytics y cómo sacar partido a esos resultados para mejorar, por una parte tu trabajo como productor y editor de contenidos, y por otra, la experiencia del visitante.


El viaje del lector hasta tu libro

A veces, planear y ejecutar acciones promocionales para tu libro puede reducirse a un acto de fe. Conoces las herramientas y las usas lo mejor que puedes, pero si no analizas las métricas de tu plataforma web, puedes estar renunciando a una oportunidad para medir resultados y optimizar esfuerzos.

Ilustración de unos viajeros caminando en un libro.

Google Analytics nos ayuda, de forma gratuita, a prever y entender el recorrido que un internauta sigue en nuestra web desde que descubre nuestro trabajo hasta que se interesa en él, o por el contrario, pierde el interés. Con unas nociones básicas del uso de esta herramienta podrás aprender a trackear tus acciones online y a medir sus resultados para identificar puntos débiles e implementar mejoras.

Este es el primero de una serie de posts en los que explicaré, paso a paso, cómo la analítica web puede ayudar a un escritor o editor de contenidos a promover su trabajo. La serie consistirá en los siguientes artículos, que publicaré semanalmente:

  1. El viaje del lector hasta tu libro, donde explicaré lo que caracteriza hoy en día el recorrido del consumidor (un potencial lector) hasta el producto (tu libro).
  2. Marcando objetivos en Google Analytics, donde explicaré cómo configurar objetivos específicos que yo misma uso en mi web y que podrás adoptar en la tuya o usar como punto de partida para tus estrategias.
  3. Evaluando resultados en Google Analytics, donde explicaré cómo medir la consecución de esos objetivos para que puedas optimizar tus esfuerzos y mejorar tu web, tanto para ti como para las personas que la visitan.
  4. Mejora tus métricas: aumenta la duración media de la sesión, donde explicaré varias mejoras que podrás implementar en relación a los resultados de tus informes.
  5. Mejora tus métricas: propicia la navegación entre contenidos, idem.

Mientras que los otros posts tendrán un carácter práctico, en este primero haré una introducción teórica para que adoptes una visión previa en torno al camino que ha tomado la analítica web en los últimos tiempos, y así puedas entender mejor el contexto en el que nos movemos.

El funnel de conversión

En analítica web, un funnel o embudo es el camino que esperamos que una persona que visita nuestra web siga hacia la conversión, que es la consecución de nuestros objetivos como editores de contenidos, o más concretamente, como escritores que quieren dar a conocer y vender sus obras.

Antiguamente los vendedores lo tenían mucho más fácil, porque las personas solían tomar la decisión de comprar un producto o servicio con tan solo ver un anuncio, como un spot en televisión:

El funnel de conversión clásico

En los últimos tiempos, con la democratización del acceso a internet y a los dispositivos móviles, han aumentado las opciones y ocasiones para interactuar y conectar con las páginas web, y el funnel es cada vez más complejo. Existen muchas más fuentes de información y es fácil acceder a experiencias de otros consumidores para contrastar opiniones.

Esta complejidad ha hecho que las herramientas de análisis y estudio del comportamiento deban actualizarse, y en concreto, nosotros, como editores de contenidos web que buscamos construir y ampliar nuestra audiencia, debemos saber cuándo, cómo y por qué canales un potencial lector va a interactuar con nuestros contenidos.

El funnel de conversión actualmente.

Por eso, nuestro trabajo consiste en garantizar el uso adecuado de estos canales y conocer cómo se producen estos “touchpoints” necesarios para que el público interactúe con nuestro contenido.

Vender ya no es tanto como antes cosa de una sola acción publicitaria, sino que el consumidor (y un lector que compra libros es un consumidor en términos de marketing) está más informado y se ha vuelto más exigente. Por eso, para que se interese en adquirir nuestras obras, tendremos que propiciar esos touchpoints en relación a contenidos de gran calidad, de manera consistente en el tiempo, y siguiendo las normas de usabilidad que conocemos. De esta manera, obtendremos en retorno el llamado «engagement«, que es el nivel de implicación que una persona tiene hacia nuestros contenidos.

Diagrama de la relación entre el autor y su público.

Así por ejemplo, digamos que yo dispongo de estos canales mediante los que una persona que navegue por Internet puede llegar a mi página web:

  • Búsquedas orgánicas en Google
  • Redes sociales
  • Participación en foros
  • Comentarios en blogs
  • Newsletter
  • Anuncios en Google Adwords
  • Notas de prensa con los blogs

Estas serán mis herramientas con las que propiciaré los “touchpoints” en mi caso, los canales por los que espero que lleguen muchas personas hasta mi web. Luego, una vez los usuarios estén en mi web, podré saber cómo se comportan estableciendo y midiendo objetivos mediante herramientas de analítica como Google Analytics, y lo que es más importante, valorar qué mejoras puedo implementar.

Marcando objetivos en Google Analytics

En este post puedes consultar una extensa guía en la que explico cómo tú mismo puedes, mediante los objetivos, conocer y medir el trayecto que sigue un lector o posible lector cuando llega a tu web.

Además, también explico paso a paso ejemplos de objetivos que yo misma uso en mi web y que me permiten arrojar luz sobre preguntas como estas:

  • ¿Cuántas personas han accedido desde mi web a la ficha de Amazon de mi libro?
  • ¿Cuántas personas han descargado un relato subido en mi web?
  • ¿Cuántas personas que leyeron un artículo en mi web se inscribieron luego al newsletter?
  • ¿Despiertan mis artículos el mismo interés en los visitantes provenientes de todas las fuentes de tráfico?
  • ¿Cuando llega un visitante atraído por un artículo de interés, soy capaz de retener su atención para que consulte otros artículos?

La Mississippi Ghost Blues ya está aquí

Bienvenido a Eidelberg

El destino ha querido que hoy, el día internacional de la Fiesta de la Música, Amazon ponga en línea mi nueva historia:

Portada de Mississippi Ghost Blues.

Mississippi Ghost Blues es una novela ilustrada de aventuras para todas las edades, y te la recomiendo si te gustan:

  • Las historias sorprendentes situadas en mundos que te atrapan y no te sueltan
  • Las historias ilustradas, pero donde tu imaginación tiene mucho que aportar
  • Las historias de aventuras y humor que te hacen pasar un buen rato

Puedes leer gratis el comienzo del libro en Amazon>> http://www.amazon.es/dp/B00L6DVB8K

O visitar la web oficial del libro>> http://nadiaorenes.es/MGB

Sinopsis

El pequeño Vincent es un fantasma como otro cualquiera, solo que un poco más tímido. Perdió la voz cuando llegó al Otro Mundo y desde entonces tan solo tiene la compañía de una armónica dorada que encontró en circunstancias insólitas. 

Ahora su única ambición es tocar en el Spooky Booty, el club para fantasmas más prestigioso de la ciudad, pero el destino le ha asignado una misión que no puede ni imaginar: enfrentarse a las temidas Almas Errantes, salvar a los habitantes de Eidelberg de un tirano corrupto, y encontrar al músico más virtuoso de todos los tiempos: la Leyenda de Oro. 

Esta es una historia ilustrada de aventuras y humor dirigida especialmente a vivos y a fantasmas, a jóvenes y a no tan jóvenes, a soñadores y a los que creen en el poder de la música. 


Nuevo libro y nueva web: Mississippi Ghost Blues

Una historia sobre la música y el silencio

Queda muy poco para que la Mississippi Ghost Blues Band llegue pisando fuerte, y por ello queda inaugurada la web oficial, en la que podrás conocer los primeros detalles sobre la historia, y acceder al Blog de la ciudad más increíble del Más Allá: Eidelberg.

Visita la web: http://nadiaorenes.es/MGB

Durante los próximos días mostraré más imágenes de la historia, la portada junto con un post explicando su creación, y el enlace de Amazon para que puedas leer un fragmento.

¡Que empiece la función!

promo1


Cómo trackear tu posición en los rankings con App Annie

Si has publicado tu libro con Amazon o iBooks, es posible que quieras mantener un registro de las posiciones que alcanza tu libro en los rankings (gratuito o de pago) para cruzar los datos con tus informes de unidades vendidas.

Icono de App Annie

Cuando lancé la última promoción gratuita de La máquina de soñar, yo misma apunté con diligencia en qué puesto estaba el libro cada vez que entraba a revisarlo, y solo por casualidad me di cuenta de que había un método mucho mejor, y es que desde hace tiempo que App Annie trackea no solo apps de la iTunes Store, sino también libros de Amazon.

Personalmente había usado App Annie como community manager de una empresa de desarrollo de aplicaciones, y aunque es una herramienta externa y gratuita, siempre fue nuestro referente para conocer el estado de nuestras aplicaciones en los rankings.

Qué ofrece App Annie

Si lanzas tu ebook en varios países y/o tiendas virtuales o si tienes varios ebooks en el mercado, quizás tengas que realizar varias búsquedas hasta conseguir la información que quieres. En App Annie puedes:

  • Acceder desde un solo Dashboard a todos los rankings de tus libros en todos los países, géneros y fechas
  • Consultar el historial de rankings diarios, de manera que puedes saber en qué posición estuvo tu libro cada día
  • Ver el progreso de tu libro de un vistazo en los gráficos del Rank History
  • Acceder de manera fácil al feedback de los compradores (puntuaciones, reviews…)
  • Consultar si tu libro ha sido destacado en las tiendas virtuales
  • ¿Y por qué no? Consultar cómo ha ido a otros escritores parecidos con sus libros

Por otra parte, entre las limitaciones de la aplicación, destacaría:

  • Los rankings se actualizan periódicamente: una vez al día en el caso de Amazon, y una vez cada hora en iBooks
  • A pesar de que App Annie implementó el trackeo de libros hace bastante tiempo, todavía está en fase beta, por lo que no garantizan que los resultados sean siempre exactos

Cómo acceder a tus métricas

Para acceder a todo lo que te he explicado antes, basta con que crees una cuenta gratuita con un email y contraseña:

1. Crea la cuenta en www.appannie.com

Crea la cuenta en www.appannie.com

2. Busca tu libro

Primero asegúrate de que eliges la pestaña con el icono del libro. La otra pestaña es para buscar aplicaciones. Luego introduce tu nombre o seudónimo bajo el que publicaste (en mi caso, la búsqueda por título no me dio resultados.)

Busca tu libro en el desplegable de App Annie Cuando aparezcan los resultados, ten cuidado porque la interfaz es engañosa. Aunque a la izquierda ponga «No search result», si te fijas en la parte de la derecha, verás que apareció un resultado. Dale a tu nombre para que aparezcan tus libros publicados, y luego selecciona el libro cuyos datos quieras visualizar.

Resultado de la búsqueda en App Annie

Detalles del producto y Dashboard

Qué lista que es Annie. ¡Tiene registrados los datos de todos los libros!

Detalles del producto en App Annie

Este es tu dashboard. Y a la izquierda tienes las tres pestañas mediante las que podrás acceder a los datos que he listado al principio del post. Vamos a verlas una a una:

Daily Ranks

Aquí hay dos vistas: Ranks y Highest Ranks. En la primera, obtendrás las posiciones en las que estuvo tu libro durante el día que selecciones del desplegable:

Daily Ranks de App Annie

La tabla de Highest Ranks es muy parecida, pero no hay que seleccionar fecha, porque la aplicación solo te dice los puestos más altos a los que el libro llegó en su vida, según género.

Ranks History

En esta sección se obtienen gráficos con el progreso del libro en los rankings por país y según el rango de tiempo que selecciones. Por ejemplo, en este caso se puede ver perfectamente cómo mi obra subió a los primeros puestos cuando la puse gratis… para luego caer estrepitosamente cuando volvió a ser de pago:

Rank History del ebook

Ratings

Hay bien poco que explicar en esta sección. Con tan solo elegir el país en el desplegable, puedes acceder a las puntuaciones correspondientes.

Reviews del ebook

Informes de ventas

Aparte de los datos ya mencionados, en App Annie tienes la opción de vincular tus cuentas de iBook o Amazon en la sección Connections para realizar un seguimiento de tus ventas.

Sin embargo, para realizar el proceso, App Annie pide datos bancarios para que Amazon pudiera confirmar la vinculación. En mi caso, preferí no hacerlo para preservar mis datos, pero reconozco que sería útil dada la pobreza de los informes de ventas de Amazon.

Conclusión

App Annie es una herramienta gratuita que registra automáticamente el paso por los rankings de todas las aplicaciones de las tiendas virtuales, incluyendo los libros de Amazon e iBooks.

Con tan solo crearte una cuenta gratuita puedes consultar las tendencias en los rankings a lo largo del tiempo, lo que resulta una herramienta útil para, por ejemplo, comprobar la eficacia de tu plan de marketing.

Sobre todo cuando tu libro ya lleve un tiempo en el mercado y cuentes con suficientes datos, podrás arrojar un poco más de luz sobre dudas como:

  • ¿Realmente sirvieron para entrar en los rankings aquellas acciones específicas de marketing que realicé?
  • ¿Cómo se relacionan las ventas de mis informes de Amazon con las posiciones en el ranking?
  •  ¿En qué momento fue mi libro más popular?
  • ¿Cómo influyen las promociones gratuitas en las ventas de tu libro? ¿Qué ocurre cuando acaba la promoción?
  • ¿Cómo les va a otros escritores parecidos a mí o que publican en mi mismo género?

Creo que un escritor, sobre todos sí él mismo publica su obra y lo publicita, debe tener un registro con sus propias métricas para analizar el retorno de sus esfuerzos.


 ¿Qué opinas? ¿Registras alguna métrica cuando pones a la venta tus libros?