More from: diseño

Vivimos en mundos paralelos

 

mujer-universo

Hoy, no sé por qué, he tenido la ligera sospecha de que queremos vivir en mundos paralelos.

Si vas por la calle, ves la tele, lees una página web de noticias o tu feed de Twitter, recibes constantemente mensajes como estos:

anuncio-TV anuncio-web tweet-random

Conviértete en otra persona que no eres. Camina hacia un lugar que no existe. Obsesiónate por lo que aún no tienes.

Creo que quizás por esa influencia de los medios, usamos mucho el tiempo presente para hablar de cosas que aún no han llegado, sin tener en cuenta que puede que nunca lo hagan. Nos empeñamos en vivir en esos mundos paralelos en lugar de prestar atención a lo que de verdad somos, a donde de verdad estamos, y a lo que de verdad tenemos.


Estudio de un caso: así diseñé mi portada (Mississippi Ghost Blues)

Como suelo hacer, cuando diseñé la portada de Mississippi Ghost Blues, guardé varias versiones de los bocetos para luego explicar el proceso paso a paso. Espero que mi experiencia te sirva cuando diseñes o elijas las portadas de tus libros.

Portada final de Mississippi Ghost Blues.

Siempre que me planteo escribir un nuevo libro me gusta pensar desde el principio no solo en el desarrollo historia, sino también en la parte visual del proyecto (portada, ilustraciones, edición y web), y hasta en la planificación de las acciones promocionales.

Mi primer boceto de la portada de Mississippi Ghost Blues (a partir de ahora MGB) tiene fecha del 26 de febrero de 2014, más o menos cuando empecé a pensar en la historia, y tiene esta pinta:

Primer boceto

Primer boceto de mi portada para Mississippi Ghost Blues.

Visto así parece un garabato de un niño de tres años, pero era muy importante para mí plasmar mis ideas lo antes posible para no olvidarlas y para marcar un punto de partida. Desde luego que había mucho por hacer, pero también mucho tiempo para mejorar.

Yo misma reconozco que en cualquier proceso creativo no hay que quedarse con la primera idea que le viene a uno a la cabeza, pero en este caso, la esencia de la portada se mantuvo hasta el final, y la verdad es que no llegué a considerar otras ideas seriamente.

Nótese que a estas alturas ni siquiera tenía claro el título de la historia, pero sí otras cosas importantes:

  • En la portada deberían aparecer los protagonistas de la historia: Vincent y su armónica.
  • Dado que no soy diseñadora profesional y tan solo domino algunos aspectos aislados del diseño gráfico, optar por un plano detalle me permitiría «camuflar» mis carencias técnicas y destacar mis fuertes.

Segundo boceto

Segundo boceto de mi portada para Mississippi Ghost Blues.

Desde principios de marzo hasta finales de abril fui desarrollando la historia a ratos, según se me iban ocurriendo nuevas ideas o capítulos, aunque sin trabajar de manera intensiva en ello. Lo mismo hice con la portada, y en este segundo boceto fueron quedando más cosas claras:

  • Basaría el diseño en colores planos. Sabía que esto reduciría mi ineptitud usando efectos y degradados en Photoshop, y además, si lo hacía con cuidado, podía dar lugar a un resultado vistoso.
  • También elegí una tipografía informal e inspirada en el carácter divertido de la historia.
  • Por último, empecé a diseñar algunos de los renders finales (la armónica o los labios).

Lo único que tuve que hacer para esta portada fue fotografiar cosas como mis gafas o mis manos y luego, con la Pluma de Photoshop, siluetearlo para conseguir formas vectoriales. Trabajar de esta manera permite obtener imágenes a gran calidad y poco pesadas.

Tercer boceto

Tercer boceto de mi portada para Mississippi Ghost Blues.

Desde mediados de abril y hasta principios de mayo realicé estos diseños para las portadillas de los títulos, y también terminé este tercer boceto, en el que se decidieron algunos detalles:

  • La tipografía final.
  • Dónde iría mi nombre.
  • Elementos que aportaran pistas sobre la temática y el género del libro: un toque de fantasía en el pentagrama, y una referencia al mundo de los muertos o a la muerte en el caso del anillo.

En cuanto a la tipografía, igual te has dado cuenta de que no es la misma que en el boceto anterior. Puesto que la tipografía que había elegido era de pago, hice la mía propia inspirándome en ella (que no copiándola).

Como solo necesitaba unas pocas letras, solo tuve que sacar la pluma y en un rato tenía hechos mis propios caracteres, que podría usar a mi antojo sin tener que preocuparme por los derechos.

Últimos bocetos

Últimos bocetos de Mississippi Ghost Blues. Durante un par de semanas estuve jugando con ciertos elementos, buscando una versión que me convenciera. 

El color rojo de los primeros bocetos me gusta y me parece llamativo. Sin embargo, hacia el final del proceso me di cuenta de que era un color muy parecido al que había usado en la portada de mi anterior libro, y puesto que son obras totalmente diferentes y las portadas ya se parecían en cuanto al estilo, no quería que nadie pensara que formaban parte de la misma serie o temática.

Si empiezas a publicar libros, y aunque tus obras sean muy diferentes entre sí, a lo mejor quieres tener una visión más a largo plazo y pensar en cómo el lector puede formarse una imagen de ti como escritor. No puedes saber cómo serán tus libros antes de haberlos escrito, ¿pero no te gustaría tener una identidad visual propia y que de un vistazo los lectores sepan que tú eres el autor?

Recuerdo, hace tiempo, ver en las librerías varias obras de Jonathan Safran Foer y reconocerlas como obras del mismo autor incluso mucho antes de recordar su nombre.

Al final me alegro de haber cambiado color, porque como podéis ver en la ficha de Amazon de La máquina de soñar, el color rojo comprime mal y en ciertos entornos, se ve pixelado.

Después de todas las pruebas que realicé en esta fase, al final:

  • Añadí algunas notas musicales de colores y pájaros negros en el pentagrama para subrayar el elemento de fantasía y romper la monotonía de los colores planos.
  • Modifiqué las gafas para que parecieran “más de blues”.
  • Modifiqué y ajusté los renders de las manos, sus tamaños, etc.
  • Añadí una pequeña sombra en el título para que destacara.
  • Jugué con los colores de los elementos, incluyendo el fondo de la portada.

Resultado final

El color amarillo me convenció. Resulta llamativo, y además hace referencia a cierto aspecto clave de la historia, que es el material del que está hecha la armónica de Vincent.

Conclusiones

Después de 4 meses en los que fui alternando tareas de escritura y diseño, conseguí una portada de aspecto profesional empleando solo los conocimientos de los que dispongo.

Conforme la historia fue creciendo, fui cambiando y ajustando detalles en el diseño hasta que el resultado me pareció el mejor posible. Creo que para abordar el diseño de una portada, es mejor tomarse el tiempo necesario antes que darse un atracón de última hora.

Si quieres mi consejo, cuando estés diseñando o eligiendo tu portada, averigua con qué estilos o técnicas te desenvuelves mejor y pide opiniones a quien tengas a mano: te ayudará a saber cómo verán los lectores tu portada.


Si te ha gustado este análisis, puedes leer otro estudio de un caso aquí.