More from: Sublime Text

9 herramientas imperdibles (y gratis) para escritores

Sean del tipo que sean, las herramientas de cada escritor están forjadas para su uso personal, y solo le ayudarán a adoptar una rutina consistente después de mucho probar y descarta.

En este artículo hablaré de las herramientas que más uso yo en mi día a día, con la esperanza de que también te sean útiles a ti. Notarás que hay una, la más importante de todas, que no se nombra en esta lista, pero me parece que es mejor reservarla para un post aparte.

Icono de unas herramientas.

1. MailChimp

web, Android, iOS | Utilidad: envío de newslettersLogo de MailChimp Si tienes o estás reuniendo una base de lectores y no usas MailChimp, estás perdiendo una gran oportunidad. Con esta aplicación puedes, de manera fácil y gratis:

  1. Organizar tus listas de contactos.
  2. Crear emails con plantillas personalizables que se adaptan fluidamente a los dispositivos receptores.
  3. Obtener métricas relevantes sobre el impacto de tus newsletters a tiempo real.
  4. Promover la suscripción a tu lista de contactos.

Y todo ello sin olvidar la gran regla de oro del marketing online: NO AL SPAM. Si todavía no has descubierto MailChimp, te invito a que leas este tutorial.

2. Google Keep

web, Android | Utilidad: notas

Logo de Google Keep Quizás uses Evernote u otras aplicaciones similares para tomar y guardar notas. Pero estas aplicaciones permiten tantas opciones de edición y clasificación que pueden llegar a hacer la tarea más engorrosa de lo necesario, de manera que terminan bloqueando el proceso espontáneo de tomar notas.

Por eso uso Google Keep para tomar notas a diario. Una nueva nota, un click. Y las notas se van agrupando en orden cronológico a modo de post-its. Las opciones disponibles son: añadir una alarma (para que el dispositivo te recuerde que debes revisarla), añadir imágenes, tomar notas de voz, crear listas de ítems, pintar las notas de colores y poco más.

En mi opinión, lo mejor de Google Keep es que elimina el paso de la clasificación en el momento en el que se toma la nota, lo que por otra parte te obliga a revisar las anotaciones de manera posterior. Las notas también pueden consultarse en la web, así que puedes proponerte sentarte un momento al día para clasificar o desarrollar tus ideas. Más vale tomar pocas notas y aprovecharlas más adelante que ser exhaustivo y no recuperar nunca esa información.

3. StayFocused

extensión Google Chrome | Utilidad: productividad Logo de StayFocused ¿No te ha pasado nunca que, sin saber cómo, te has encontrado a ti mismo mirando Youtube en modo encefalograma plano? O quizás sientes debilidad por alguna red social o web en la que pierdes demasiado tiempo.

Llegado cierto momento puedes querer plantearte autorregular tu uso de Internet mediante una extensión como Stay Focused, donde puedes hacer una lista de «páginas vetadas» junto con el tiempo que estás dispuesto a pasar en ellas cada día.

Si quieres ver un vídeo en Youtube, lo terminarás viendo (tan solo desactiva la extensión), pero si algo te recuerda que lo que estás a punto de hacer es perder el tiempo, quizás te lo pienses dos veces…

4. Google Drive

web, Android | Utilidad: edición de texto Logo de Google Drive Para mí, lo más valioso de Google Drive es que los documentos se pueden exportar en formatos universales y que la nube te garantiza su perdurabilidad en el tiempo (hasta donde esto sea posible). Además, es tan versátil como una página en blanco, por lo que puedes usarlo para lo que quieras.

A menudo he probado aplicaciones diseñadas para usos muy específicos, como reseñar películas, escribir un diario o guardar borradores, pero al final he caído en la cuenta de que lo más simple es crear un documento en Google Drive, darle el formato que quiera y clasificarlo en carpetas. Piensa en la perdurabilidad y en la recuperación de información. ¿Es más fácil y rápido clasificar decenas de notas de Evernote en decenas de libretas o crear un documento de Google Drive para cada tema?

Por otra parte, también tengo claro para qué no sirve Google Drive: para editar documentos muy largos. No puedo decir dónde está el umbral, pero una vez intenté terminar un libro en Google Drive (de unas 50.000 palabras), y en cierto punto todo se fue de madre. Llega un momento en el que ya no puedes copiar y pegar grandes fragmentos de texto sin que la aplicación se bloquee. 

5. DuckCapture

escritorio Utilidad: capturas de pantalla Logo de DuckCapture Si veo una imagen que me llama la atención mientras navego (una portada de un libro, una página web, un rostro anónimo que me ha inspirado, una foto de un lugar…), un click al icono de DuckCapture en la barra de herramientas y la captura se guarda en el escritorio. Luego puedo nombrar el archivo y guardarlo en una carpeta.

El método puede parecerte poco práctico, pero antes de, por ejemplo, limitarte a guardar un enlace, piensa que es posible que algún día esa imagen o esas páginas web dejen de estar disponibles, y que tu enlace deje de funcionar.

No sirve de nada tomar notas si no te aseguras de que recuperar la información sea fácil y apetecible. Y en cuanto a las páginas web, la única manera de que los contenidos queden siempre a tu alcance no es guardar la referencia, sino procesar y almacenar la información por ti mismo.

6 y 7. Sublime Text y Calibre

Sublime Text y Calibre para escritorio | Utilidad: Edición de texto, edición de ebooksLogos de Sublime Text y Calibre Pongo estos dos programas juntos porque para mí son una combinación inseparable. No necesito nada más para editar mis historias en todos los formatos y así hacer posible que cualquier persona las lea en su dispositivo de turno.

Sublime Text es un editor de texto y código fuente, lo que quiere decir que puedes usarlo para escribir tus libros y luego exportar a cualquier formato, o también, por ejemplo, para crear aplicaciones o páginas web.

Puedes editar tus ebooks para que se puedan leer en dispositivos con el lenguaje de marcado html (y CSS para dar estilo), aunque el código necesario es muy simple. Luego, cuando ya tengas el archivo editado y las imágenes de tu libro, puedes generar tus versiones mobi, epub o pdf con Calibre.

Existen alternativas a este sistema, y lo cierto es que Calibre es una aplicación mejorable en cuanto a su usabilidad, pero si practicas y te acostumbras a usarla, te sorprenderá la cantidad de opciones que permite.

Si quieres tener una idea de cómo hago mis ediciones digitales con estos programas, te recomiendo que te pases por los tutoriales Cómo editar un ebook en html y Cómo editar un ebook en formato mobi, epub y pdf con Calibre.

8. RAE/WordReference

Un diccionario de la RAE El diccionario de la RAE debe ser tu biblia, pero… ¿has tenido alguna vez una duda gramatical o léxica mientras escribías? Si no encuentras ninguna aclaración que te convenza en la web de la RAE, puedes consultar en las páginas de Word Referece.

Y recuerda que siempre puedes iniciar una discusión en los foros tú mismo. Supone muy poco esfuerzo, y aunque necesites la información de manera inmediata, en seguida verás como muchas personas amables intervienen en el hilo que has creado intentando aclarar tu duda.

9. Libreta del chino*

Una libretaSegún mi experiencia, para escribir no hace falta gastar veinte euros en una Moleskine. Baja al chino de la esquina (o quiosco de confianza) y verás qué gama tan espectacular de artículos de papelería. Y cuando vayas a descargar la próxima gran aplicación de moda para escritores… Mejor no te obsesiones por probarlo todo.

Muchas veces las aplicaciones que salen son refritos de cosas que ya existen (y que probablemente ya estés usando) que te aportarán muy poco valor y solo te harán perder el tiempo. Lo más importante de todo es que tus herramientas no se interpongan en tu trabajo, sino que lo faciliten.

*Me di cuenta luego de que las libretas del chino no son gratis. ¡Por favor, no olvides abonar la cifra apropiada al comerciante.

Comparte tus ideas: ¿Qué herramientas no pueden faltarte en tu labor diaria como escritor?


Cómo editar un ebook en html

Una manera de editar tus escritos antes de exportarlos a formato mobi o epub para la tienda Kindle (u otras tiendas digitales) es mediante código html, lo que facilita el total control sobre el formato y la personalización del documento.

Para editar un libro en html que luego se pueda visualizar en un ebook o tablet solo son necesarias unas nociones muy básicas de html, aunque si no conoces este lenguaje de marcado, puedes seguir esta guía para una maquetación simple de tu documento.

Kindle con html

¿Qué archivos necesitas para crear tu ebook mobi o epub?

En primer lugar, necesitas una portada. La portada puede ser de cualquier dimensión, y dependiendo del uso final de tu archivo, querrás darle unas dimensiones u otras, pero por poner un ejemplo, Kindle aconseja 1563×2500 px.

Por otra parte, necesitas una carpeta con las imágenes que contenga el libro (posibles ilustraciones, contraportadas, o lo que se te ocurra).

Por último, un archivo .html que incluirá en su interior las especificaciones de estilo (CSS).

¿Cómo puedes editar el documento html?

Para editar tu archivo solo necesitas un editor de html, que puede ser desde uno muy simple que quizás ya tienes en tu ordenador (el bloc de notas de Windows) hasta un programa más avanzado como Sublime Text (gratuito), que hace la experiencia de editar html más agradable y fácil.

¿Qué estructura debe tener el archivo?

Sin extenderme mucho, el html es el lenguaje en el que se basa la construcción de las páginas web (entre otras cosas), y constituye un lenguaje de marcado que va “marcando” o delimitando las partes de una web, o en este caso, de un ebook.

Para seguir las explicaciones puedes tener a mano el archivo con el código html de mi ebook Sangre Insoluble, que puedes descargar en formato .html aquí (19 kb).

Si quieres maquetar tu propio libro o historia siguiendo este modelo (es el que uso yo), solo tienes que copiar y pegar todo ese texto en tu notepad o editor de texto, y sustituir mis textos por los tuyos.

El head de tu ebook

El head incluye algunas especificaciones que afectan a todo el documento, pero que no se ven reflejadas en él a simple vista.

El contenido del head de mi ebook es:

Código incluido en el head

En primer lugar, en el tag ˂title˃ debes incluir el título de tu libro (simplemente sustituyendo el texto “Sangre Insoluble”).

En ˂style˃ van las especificaciones en CSS (que es otro lenguaje para dar estilo a los documentos). Aquí pondremos cómo queremos que sea el estilo visual de nuestro documento. CSS permite hacer casi cualquier cosa, pero cuando maqueto un ebook, prefiero ir a lo sencillo para evitar posibles incompatibilidades o comportamientos extraños en según qué dispositivos.

Por eso, los elementos visuales que yo modifico en mis libros suelen ser únicamente:

  • Subrayado del texto: para resaltar un enlace
  • Tamaño de la tipografía: para hacer más grande un enlace que quiero que el lector presione sin “salirse”
  • Cursivas: para destacar aclaraciones de la autora, por ejemplo en una historia interactiva
  • Centrado de texto: para los nombres de los capítulos o autora

Hay otros muchos elementos que puedes querer controlar con CSS en un ebook, como por ejemplo: tipografía, uso de negritas, márgenes…

No obstante, en cuanto a elementos como el margen, prefiero dejar a cada dispositivo que trabaje con el texto a su manera. Si configuras el margen o la tipografía sin probar bien en cada dispositivo, es posible que el texto se descuadre.

En el ejemplo que has descargado, habrás visto que la única especificación de estilo que he hecho en este caso ha sido para centrar el texto. Primero defino una clase con nombre descriptivo: .center, y luego configuro con CSS cómo será esa especificación (el texto centrado).

Así, siempre que queramos que un texto se centre, solo hay que asociar al tag correspondiente la especificación de estilo:

Ejemplo de dar estilo a un párrafo

En esta historia corta tan solo usé el estilo para centrar los párrafos, pero en otros libros he usado otras opciones. Por ejemplo:

  • .option {list-style: none; margin-bottom: 0.7em}
  • .italic {font-style: italic}
  • .uppercase {text-transform: uppercase}
  • .grande {font-size: 1.3em; font-style: italic}
  • .grande2 {font-size: 1.4em; font-style: italic}

El body de tu ebook

La estructura del cuerpo del documento, que es donde están marcadas las partes, es la siguiente:

Código incluido en el body

El h1 indica el nombre del documento, en este caso el título. En cuanto a la autoría, prefiero indicarla con un párrafo, justo debajo.

Código para salto de línea

es el tag que uso siempre que quiero un salto de página. Es decir, según el ejemplo, en mi ebook, después de leer el título y nombre de autora, el resto de la página queda en blanco hasta que avancemos a la página siguiente con nuestro dispositivo.

Todos los párrafos de texto tienen que ir marcados por el tag del párrafo (al inicio con ˂p˃ y al final con ˂p˃). He investigado sobre cómo añadir los tags en cada párrafo de manera automática (a mano puede ser un infierno si es un texto largo), y si tienes conocimientos de programación quizás encuentres una manera más asequible, pero yo uso este “truco” que es rápido y fácil:

  1. Primero abro en Libre Office Writer (el programa que uso para escribir) un documento con el texto de mi historia.
  2. Guardo una copia como DocBook (.xml).
  3. Abro el documento que acabo de guardar con mi editor de html (bloc de notas o Sublime) y copio el texto.
  4. Pego el texto en un documento nuevo de Office Writer, y ahora debería haber unos tags como estos: ˂para˃ y ˂/para˃ antes y después de cada párrafo, y ˂para/˃ separando los párrafos (si me dejé líneas en blanco).
  5. Ahora ya están los tags colocados en los párrafos, solo que no es el tag correcto, por lo que sustituyo con la opción “Buscar y sustituir” de Office: primero ˂para˃ por ˂p˃, luego ˂/para˃ por ˂/para˃, y finalmente, ˂para/˃ por “nada” (no pongas nada en la casilla de sustitución).
  6. No olvides borrar todo el código que te haya añadido el Office al exportar a .xml.

Este método puede parecer un poco rebuscado (y quizás lo sea), pero es el que he encontrado yo y funciona. Cuando lo hayas hecho una vez luego te saldrá mucho más rápido.

Y con esto ya estaría editado el ebook del ejemplo, aunque hay otras cosas que puedes tener en cuenta:

Capítulos e índice

En mi caso creo la tabla de contenidos al convertir el archivo a mobi o epub, en la fase final, así que en el htm no hago nada al respecto. Sin embargo, en algunos casos sí que he incluido un índice al inicio del libro, después del título, con enlaces a los capítulos. Este íncide queda así:

Código para el índice

♦ es tan solo este símbolo: ♦ Puedes incluir símbolos en tu archivo, que para eso has declarado en el head la compatibilidad con el sistema utf-8 (en el tag ). Por otra parte, los enlaces llevan a cada capítulo del libro.

La estructuración del documento en headings (h1, h2, h3…) la puedes hacer como quieras, pero yo suelo usar h1 para el título (se usa una sola vez en todo el documento) y h2 para los nombres de los capítulos.

Imágenes

En cuanto a las imágenes insertadas en los archivos, Amazon pide que sean en formato jpg, y que tengan un mínimo de 600×800 px.

Es posible que te preguntes qué pasa con las transparencias si no se pueden usar archivos .png. En las pruebas que he hecho, tanto Kindle como iPad (con su lector iBooks), los dispositivos integran el fondo blanco del jpg con la página, de manera que no da lugar a ningún efecto antiestético.

Tanto cuando diseñes tu portada como tus ilustraciones para el interior del libro, piensa que aunque en Kindle no se ven los colores, ocurre lo contrario en otros dispositivos como en las tablets. Por eso tienes que tener en cuenta cómo se verá la imagen tanto en color como en blanco y negro.

Por otra parte, el texto no rodea las imágenes, sino que la imagen ocupa un bloque en la página. Si te interesa, puedes alinearla en relación a los márgenes con las propiedades top o bottom.

Como las imágenes irán en una carpeta junto al documento html, la ruta será la siguiente:

Código para visualizar las imágenes

Visualizar tu edición

Para tener una idea de cómo va quedando tu edición, puedes visualizarlo en el navegador web de tu ordenador, simplemente arrastrando el archivo a una ventana abierta de Chrome, Mozilla, explorer, o lo que uses.

No es lo mismo visualizar la edición en tu PC que en un dispositivo de lectura, pero así puedes ir comprobando que todo va según lo esperado antes de probar más a fondo para pulir detalles.

Guardar los archivos

Y ahora que ya tienes tu ebook editado, solo tienes que guardar el documento con el nombre index.html en una misma carpeta junto a la carpeta de imágenes (llamada img) y la portada:

Archivos necesarios para crear la versión mobi

Después, ya puedes abrir Calibre, o el programa que uses para exportar a mobi y epub. (Si quieres hacerlo con Calibre, puedes seguir este tutorial.)

Recuerda que si incluyes especificaciones de estilo CSS en tu documento, debes testear siempre en todos los dispositivos que puedas. Si no puedes hacerlo físicamente, usa este programa de Amazon que permite visualizar el ebook en diferentes dispositivos.


Este es el método que uso yo para editar mis ebooks. Si usas otros métodos o tienes dudas, ¡deja un comentario!