La máquina de soñar – Ciencia ficción de la claustrofobia

Estás a las puertas de Morpheus Inc.

La Máquina de soñar es una novela corta, y te la recomiendo si te gustan:

  • Las historias de fantasía un poco inquietantes y con un toque misterioso (a lo mejor has visto Cómo ser John Malkovich o alguna peli de Michel Gondry).
  • Las historias que te absorben en una atmósfera claustrofóbica y tienen giros sorprendentes, pero que son fáciles de seguir y al final todo tiene sentido.
  • Las historias que solo explican lo que ocurre para que tú te imagines todo lo demás.

Miscelánea

Muchos dicen que es fácil entrar en Morpheus Inc., pero no tanto salir. Si aún así quieres visitarlo, te invito a que enciendas la máquina: http://nadiaorenes.es/la_maquina/start.html

Ilustración de La máquina de soñar

 

tarjeta2-c

 

Ilustración de La máquina de soñar

Argumento

Alexander tiene un don. Sin embargo, él piensa que es una maldición, y está dispuesto a hacer cualquier cosa para deshacerse de él. 

Por eso, cuando un día se cruza con un enigmático vagabundo que le promete una vida normal, no duda en seguir sus instrucciones y visitar una extraña clínica que bajo el nombre Morpheus Inc. entrega a sus empleados lo que más quieran a cambio de una sola cosa: sus sueños. 

Parece un trato sencillo, pero Alexander descubrirá pronto que hay alguien con planes muy diferentes para él, y que entrar a formar parte de la gran red mental de Morpheus conlleva un precio. 

Inspirada en los géneros de la novela negra y del llamado “near-future science fiction”, La máquina de soñar te introducirá poco a poco en el mundo extraño y claustrofóbico de Morpheus, donde nada es lo que parece y la realidad se confunde con los sueños. 

Enlace a la tienda Amazon.


Renovación y mudanza

Cajas de mudanza

Ahora el blog está localizado en nadiaorenes.es/blog (esta página en la que estás). Pero aunque entres en nadiaorenes.es, la página te redirigirá directamente, así que este aviso es solo informativo.

Por otra parte, si estabas inscrito en el feed de noticias (o si te quieres apuntar ahora), la cosa sí que cambia. Deberás realizar la suscripción haciendo clic aquí.

html >> WordPress

A partir de ahora, el blog pasa de estar creado y gestionado en html «puro y duro» a estar integrado en WordPress.

Hacer un blog desde cero me permitió aprender mucho (también peleé mucho) sobre cómo funcionan todos y cada uno de los módulos que forman una web: feeds de noticias, sistemas de comentarios, Webmaster Tools, Sitemaps y muchos otros (cosas que en WordPress se configuran con un clic y sin necesariamente saber cómo funcionan).

Pero hacerlo todo a mano tiene un precio, que es mucho tiempo. Aunque publicar con WordPress me quita muchas opciones de control y personalización directa sobre el tema (cuando la web la has hecho tú cuesta mucho menos hacer cualquier cosa), la publicación de cada post dejará de ser un proceso tedioso, y será mucho más ágil.


¡Se aceptan opiniones sobre el nuevo aspecto de la web!



Qué debes y qué no debes hacer al diseñar tu portada

A la hora de crear o elegir tu portada se te presentarán infinitas opciones de planificación y diseño, y si vas a autopublicar tu novela, todas las decisiones recaerán únicamente en ti. Hagas lo que hagas, si quieres que tu publicación sea profesional, tu portada también tiene que serlo, y tú tendrás que hacer lo necesario para conseguirlo.

Árbol con libros

En el anterior post de esta serie, Así son las portadas del top ventas de Amazon, vimos la importancia que tiene conocer las convenciones en el diseño de portadas según el género para que la obra sea competitiva e identificable en las tiendas.

Teniendo esto en cuenta, vamos a repasar algunos elementos en los que creo que te vendrá bien reflexionar cuando estés diseñando tu portada o planificándola con un diseñador.

Tipografías

La elección e integración de las tipografías puede ser una de las partes más difíciles a la hora de diseñar una portada. Quizás te equivoques en el color y tu portada siga estando bien, pero si metes la pata en la tipografía… lo demás parecerá una chapuza también.

Ten cuidado al integrar el título y el nombre de autor: usa efectos, pero en general es mejor que lo hagas de manera sutil. Y si quieres mi consejo: huye de las tipografías rimbombantes y de las manuscritas (a no ser que seas un diseñador profesional o tengas una genial idea). Más vale usar tipografías simples. Si quieres que tu portada tenga impacto visual, no confíes ese poder a la tipografía; usa este elemento tan solo para transmitir información.

Y sobre todo, no te quedes con la primera opción que te pase por la cabeza. Puede ser muy tedioso ir poniendo y quitando tipografías para ver cómo quedan, pero es la única manera de estar seguro de que la tipografía que estás eligiendo es la mejor.

Una manera fácil de probar diferentes tipografías en tu diseño es crear una capa nueva para cada una en Photoshop, y luego mostrar y ocultar las capas según te convenga.

Fíjate en cómo estas portadas hacen uso de tipografías sencillas pero dando lugar a un resultado llamativo y elegante:

Ejemplos de portadas

No seas genérico

No escojas imágenes simplemente bonitas. Es posible que en cierto momento te sientas sin remedio empujado a usar una imagen de un paisaje espectacular, una mujer hermosa o un niño tierno. Más incluso si la foto la has tomado tú. Cómo ibas a desaprovechar esta oportunidad de mostrar al mundo esa increíble imagen que has creado con tus propias manos, sin fallos, tan canónica, ¡tan perfecta!

Pues bien, a la gente no le interesa que la imagen te guste a ti o que la hayas hecho tú. El público no está atraído por los personajes, tramas y sensaciones perfectamente compartimentadas, de stock. Hay muchas imágenes bonitas y espectaculares ahí afuera, pero donde de verdad está el interés es en la ambigüedad, el conflicto, el atrevimiento. Explora con tus portadas lo que nadie ha explorado, sugiere al público una pregunta que quizás ni siquiera se había hecho antes.

Mira estos ejemplos de portadas basadas en ideas con personalidad y no solo preocupadas por la corrección estética:

Ejemplos de portadas

Sé abstracto

Si tu novela trata sobre el tráfico de drogas, no pongas en la portada una bolsa con drogas junto a un fajo de billetes. Si tu novela trata sobre la exploración espacial, no pongas una nave espacial. Desde luego, este es mi consejo, y puedes tanto tenerlo en cuenta como ignorarlo. Y es cierto: si buscas en Google portadas de Moby Dick, muchas reflejarán una imagen del momento álgido del libro.

¿Pero no te parece una portada que representa un libro más interesante que otra que lo describe literalmente? Aprovecha el hecho de que el texto ancla la imagen para añadir más significado y espectacularidad a tu composición. ¿Estás seguro de que vas a ilustrar tu novela “Secuestro en la Terminal” con una imagen de un hombre acechando a una mujer en una terminal? Mejor busca contradicciones, juegos de palabras, metáforas visuales…

Mira estos ejemplos de portadas en las que la combinación entre texto e imagen no es obvia, lo que nos produce una curiosidad natural hacia el libro. Estas portadas realmente me hacen querer saber sobre qué tratan las historias que hay detrás:

Ejemplos de portadas

Ten cuidado al combinar los colores

Y piensa que según donde vayas a publicar tu libro, es posible que la portada vaya a visualizarse tanto a color como en blanco y negro o escalas de grises (será así si publicas con Amazon). Recuérdalo sobre todo cuando vayas a usar rebordes blancos, o tipografías delgadas o sobre colores demasiado oscuros. Y por supuesto, recuérdalo si la idea en la que se basa tu portada tiene todo su peso en cierta combinación de colores.

Aquí hay algunos ejemplos de portadas con combinaciones de colores sorprendentes, pero que no pierden su fuerza visual aunque se vean en escala de grises.

Ejemplos de portadas

De nuevo: piensa en el contexto

Nadie va a decidir si comprar tu libro o no viendo su portada con detenimiento en la pantalla de tu ordenador, tal y como la estás viendo tú cuando la diseñas o la eliges.

Tu portada debe comunicar el género de tu libro, pero no a partir de un examen concienzudo, sino a simple vista. Si estás pensando en practicar criptografía o usar un complejo y profundo simbolismo… quizás deberías replantear la estrategia.

Por otra parte, es mejor que no simplifiques demasiado, o tu portada pecará de vacua. Nunca renuncies a dejar una huella en la persona que vea tu portada.

En muchas de las portadas anteriores has agarrado la idea al vuelo. Tampoco hace falta que contemples las siguientes portadas con gran detenimiento para apreciar su potencial:

Ejemplos de portadas

El espacio en blanco es tu amigo

Una composición confusa y sin una jerarquía desvía miradas. Una portada que transmita un único mensaje alto y claro, produce interés.

No obstante, usa estos recursos siempre que esté justificado. El ojo de un lector está tan entrenado como el tuyo y el mío, y sabrá identificar cuándo estás intentando persuadirle mediante recursos baratos.

¿Qué te parece la manera en que estas portadas usan el espacio en blanco?

Ejemplos de portadas

No dejes la portada para el final

Quizás esta norma no sirva para ti (también suele haber variedad de costumbres en cuanto a la elección del título), pero en muchos casos, yo tengo en mente mi portada casi desde que nace la idea en la que basaré la historia.

Cuando tienes una idea, es normal que quieras desarrollarla no solo con palabras, sino también de manera gráfica, y las ilustraciones del libro o la portada son una buena manera de dar vida al mundo en el que se basa tu historia. Prueba a pensar en la portada no al final del proceso de escritura, sino de manera paralela.

Ten en cuenta los requisitos de cada plataforma

No empieces a diseñar tu portada hasta que no estés del todo seguro de las recomendaciones de cada tienda en torno a:

  • Las dimensiones
  • Resolución
  • Peso
  • Formato

que establece la tienda o plataforma de distribución. Y si te vale el consejo, diseña siempre a mayor tamaño y resolución de la necesaria (y reescala antes de exportar). Nunca sabes para qué otra cosa puedes necesitar el diseño.

Inspírate

Tanto si vas a diseñar tú mismo tu portada como si no, tomar ciertas decisiones te será más fácil si tienes un repertorio de referencia y tus ideas estás refrescadas. Valora e inspírate en el trabajo que ya han hecho los demás antes que tú. Explora las portadas de los tops ventas, busca ejemplos e investiga las herramientas que tienes disponibles.

Hay infinidad de sitios web con inspiración y ejemplos, pero aquí te dejo el de Book Cover Archive, una insuperable base de datos de portadas que además cuenta con un blog y un buscador muy útil: http://bookcoverarchive.com/

Banner de The Book Cover Archive

Conclusión

Tanto si vas a diseñar tu propia portada como si vas a confiar en un profesional, toma todas tus decisiones siendo consciente de las convenciones y reflexionando sobre cómo vas a adoptarlas.

No dejes el diseño de tu portada hasta el final, y piensa en ello como en una extensión de tu historia, que debe representar su esencia a la vez que comunicar de un vistazo al público lo que quiere tener en cuenta antes de tomar su decisión de compra.

Y sobre todo, si estás diseñando tu propia portada y el resultado no es satisfactorio, pide ayuda a un profesional.


 Y tú, ¿cómo te inspiras cuando vas a diseñar o elegir tu portada?


Cómo enviar tu newsletter con MailChimp

Si eres escritor y quieres que tus seguidores reciban novedades sobre tus obras, puedes usar redes sociales o sistemas basados en feeds de noticias, pero aunque en su día los apocalípticos presagiaron una corta vida para el email como herramienta de marketing, las grandes empresas siguen basando una parte importante de sus estrategias en los newsletters.

Icono de Mailchimp

Es cierto que el envío de newsletter lleva asociadas algunas connotaciones negativas originadas por su equivocado uso, pero si quieres crear un canal de comunicación provechoso tanto para ti como para el receptor, solo tienes que cumplir una regla de oro: no hagas SPAM. O lo que es lo mismo, no envíes nada a nadie que no te haya dado su consentimiento previo o que de alguna manera no haya dispuesto su dirección de email de manera pública para ser contactado para un propósito específico.

Si respetas esta regla, MailChimp puede ser tu gran aliado en la comunicación con tus potenciales lectores, y pronto te darás cuenta de que el spam no solo es contraproducente, sino que es mucho mejor la calidad que la cantidad de los contactos. Sobre todo debes seguir una estrategia cohesionada a la hora de planear tus campañas y no dejar nada a la improvisación.

Personalmente he usado esta herramienta en mi trabajo en 5 Ants con varios objetivos diferentes, pero como escritor, MailChimp puede serte muy útil para:

  • Enviar newsletter de manera puntual o periódica para hacer llegar novedades sobre tu obra respetando las normas de privacidad.
  • Contactar con profesionales del sector (bloggers o editoriales) monitorizando su recepción y comportamiento frente al mensaje.
  • Enviar información diferente a muchas personas (por ejemplo, enviar tu obra a los miembros del jurado de un premio, o códigos promocionales para descargar tu libro o aplicación) sin tener que crear infinidad de emails diferentes a mano.

Para todo esto y mucho más, MailChimp es una solución integral y fácil de usar que te permitirá enviar de manera gratuita hasta 12.000 emails al mes a una lista de un máximo de 2.000 suscriptores. Ahora, si quieres, lo podemos probar juntos.

Para empezar

Para empezar, regístrate en su web (luego también podrás monitorizar tus campañas mediante la aplicación móvil). Es posible que la interfaz no te resulte familiar y que tengas que pasar un rato experimentando, pero cuando hagas unas cuantas pruebas, verás que el proceso es muy rápido.

1. Organizar tus listas de contactos

Siguiendo la regla de oro ya mencionada, y con mucho esfuerzo y dedicación, lograrás reunir una base sólida de seguidores que te habrán confiado su dirección de email para que les hagas llegar tu información y experiencias más interesantes.

Ahora veremos cómo se gestiona una lista de contactos. En el panel de inicio entra en “Listas” para crear tu primera lista y añadir tus contactos a mano. También puedes importar una lista existente o distribuir el formulario de suscripción en todos tus canales para que la lista vaya creciendo por sí misma (haz click en las imágenes para verlas ampliadas).

Imagen del dashboard de la aplicación.

Puedes querer dividir tu lista en segmentos siguiendo diferente criterios, lo que te permite enviar diferentes newsletters a diferentes personas, o simplemente enviar el email de varias sentadas para comprobar si los suscriptores lo van recibiendo bien.

Imagen del dashboard de la aplicación.

La organización en listas depende de ti, y puedes, por ejemplo, crear listas para cada una de tus obras o tipos de obras, o una para cada tipo de público. En el paso siguiente explicaré cómo asegurarte de hacer llegar el email a los destinatarios adecuados.

2. Crear emails con plantillas personalizables que se adaptan fluidamente a los dispositivos receptores

En la sección “Campañas” del menú de la izquierda, está el panel de control donde puedes gestionar todas tus campañas. Cuando tengas que crear una campaña nueva para un segmento diferente, no hace falta que crees una desde cero, sino que puedes duplicar una anterior.

Imagen del dashboard de la aplicación.

DESTINATARIOS

En el siguiente paso aparecerán todas tus listas y deberás elegir aquélla a la que quieras enviar la campaña actual (lista completa o segmento).

MailChimp también “tiene en cuenta” si acabas de añadir un contacto a tus listas a quien todavía no has enviado la última campaña, y te sugiere esos contactos nuevos como un segmento aparte.

Imagen del dashboard de la aplicación.

CONFIGURACIÓN

Pon atención a las opciones que se presentan en este apartado:

Imagen del dashboard de la aplicación.

Tendrás 150 caracteres para escribir el asunto de tu email, y es importante que lo pienses con cuidado. Antes de elegir el asunto, visualiza la situación en la que la que es probable que el destinatario reciba tu email. Si está en horario de trabajo y le envías el email por causas profesionales, es posible que tenga configurado el cliente para que le salte una pequeña notificación en una esquina de la pantalla. Esa notificación suele estar compuesta por el título y una primera línea de texto que podrás configurar más adelante.

Esos escasos segundos en los que la persona verá esa notificación por el rabillo del ojo pueden ser decisivos para que decida si abrirá el mensaje de inmediato, si lo hará más tarde, o si lo descartará. Si eliges un título demasiado largo, no entrará en la caja de texto y la persona no sabrá a simple vista de qué se trata. Y si la primera línea de tu email coincide con el asunto, saldrá repetido el mismo texto y estarás perdiendo la oportunidad de añadir información diferente.

Hay mucho hablado sobre la relevancia del asunto (la propia aplicación MailChimp publica estudios interesantes en los que se puede ver en qué medida en ciertos sectores hay palabras clave que dan muy malos resultados (y lo contrario). Aunque no quieras convertirte en un “experto de los asuntos”, elige el contenido de este campo con sentido común.

En MailChimp también podrás configurar el nombre con el que quieras firmar y tu dirección de email que aparecerá en el remitente, que es donde llegarán las respuestas que te escriban los receptores del newsletter. Ten cuidado al elegir esta dirección de envío, que sea profesional (o si eres un genio, puedes permitirte alguna excentricidad).

Piensa bien si vas a poner como remitente una dirección basada en un rol (admin@, manager@, etc) porque pueden ser consideradas como spam. Según el caso, incluso aunque escribas en nombre de una empresa, puedes querer poner tu dirección con tu nombre para que el receptor no te identifique con una máquina, sino con una persona.

La aplicación también te permite personalizar ciertos campos de texto (mediante los llamados Merge Tags):

Imagen del dashboard de la aplicación.

De esta manera, si tienes datos del receptor como su nombre y apellidos, puedes hacer que la comunicación sea personalizada. Si estás enviando emails masivos no tienes por qué ocultarlo, en muchos casos está justificado. Pero este tipo de detalles reflejan profesionalidad.

TEMPLATE

En el paso siguiente puedes elegir un template para tu campaña, que puede ser básico o un tema. En mi caso nunca he usado temas. Los diseños básicos te dan la posibilidad de añadir tus propias fotos, y creo que casi siempre es mejor presentar la información de manera simple y clara.

Tienes a tu disposición una gran cantidad de templates. En mi caso elegiré el más simple posible, de una sola columna. Si es tu primer newsletter… empieza con algo sencillo.

Imagen del dashboard de la aplicación.

DISEÑO

La composición del email es muy fácil. En primer lugar, tienes que elegir en el panel de la derecha los elementos (fotos, cajas de texto, botones…) y arrastrarlos al template:

Imagen del dashboard de la aplicación.

Luego vas haciendo click en cada apartado y añades tus textos y contenidos.

Imagen del dashboard de la aplicación

Por último es importante tener en cuenta que la mayoría de los clientes de email bloquean por defecto las imágenes de los mensajes, sobre todo si provienen de direcciones que no están entre los contactos del receptor. Eso no quiere decir que no puedas adjuntar imágenes, pero es mejor que diseñes tu email también teniendo en cuenta que las imágenes pueden no verse en absoluto.

Por otra parte, la aplicación copia de manera automática una versión en texto plano de tu newsletter. Así puedes estar seguro de que si hay algún problema en la recepción, al menos la persona recibirá la información más importante.

CONFIRMACIÓN

Sabemos que enviar un email masivo es un asunto delicado, y en el último paso antes del envío, la aplicación te muestra las configuraciones que has hecho para que estés seguro de que todo está bien: lista de personas que lo recibirán, asunto, email al que se dirigirán las respuestas y las opciones de tracking.

Es importante que siempre se incluya una versión en texto plano del correo, por si el cliente de email del suscriptor bloquea las imágenes o el formato.

Si todo está definitivamente correcto, envía. (¡Todavía te pedirá una últimísima confirmación!

3. Obtener métricas relevantes sobre el impacto de tus newsletters a tiempo real

¿Dónde he leído eso de que un escritor es una persona que siempre está esperando cierto email?

Es posible que hayas enviado mensajes a editoriales presentado tu obra o a bloggers solicitando ayuda y que al final todo haya quedado en un acto de fe. ¿Por qué esa persona nunca te respondió? ¿No le interesó lo que vio, lo descartó sin ni siquiera revisar el contenido o directamente no lo recibió?

Cuando envías un mensaje a tus listas, MailChimp te informa a tiempo real de:

  • El País de la persona que ha abierto el mensaje.
  • El Número de veces que ha abierto el mensaje.
  • Los Enlaces abiertos.

Además, también asigna una puntuación a cada suscriptor basándose en las interacciones que haya hecho con tus contenidos. Puedes querer repasar la lista de vez en cuando y establecer una comunicación más personalizada con esos receptores con un “member rating” más alto:

Imagen del dashboard de la aplicación.

COMBINAR CON OTRAS PLATAFORMAS DE TRACKEO

Si usas Google Analytics u otras plataformas como Salesforce, cuando configures la campaña podrás marcar las opciones.

Así, no solo sabrás cómo interaccionó el receptor con tu email, sino también qué hizo luego. Si creas una campaña en Google Analytics, después de unos cuantos envíos de newsletters, puedes tener datos suficientes como para comparar el comportamiento de las nuevas visitas con el de las visitas provenientes de este canal.

4. Promover la suscripción a tu lista de contactos

Si has llegado a este punto, tengo una mala noticia que darte: lo anterior no te sirve de nada si no tienes suscriptores.

Pero MailChimp también te ayuda con esto. En el menú principal, selecciona Listas y selecciona Signup Form o formulario de inscripción. Allí tendrás opciones para generar formularios para facebook, widgets para integrar en WordPress y otras muchas opciones, entre las que también está la del enlace a la URL del formulario:

Imagen del dashboard de la aplicación.

Personalmente creo que esta última es la más interesante, porque te permite:

  • Compartir el link en twitter, facebook, youtube, etc.
  • Mostrarlo mediante una imagen u otros elementos de tu web: Si te fijas en la parte superior de la home de mi web, hay unos iconos entre los que se encuentra un sobre volador.

En definitiva, hagas lo que hagas, ¡haz algo! Porque cada suscriptor te va a costar un gran esfuerzo, pero a largo plazo merecerá la pena.

Spam NO gracias

No veo mejor manera de acabar que volviendo a esta premisa de oro que tanta sabiduría contiene. Usar MailChimp o cualquier otro servicio de email para contactar con tus grupos de interés no es hacer spam.

Si vas a contactar con editoriales o bloggers, no te va a servir de nada hacerlo en masa, sino que puede llegar a ser contraproducente y poco profesional. Pero si quieres saber si alguien te está recibiendo, puedes querer usar MailChimp para recopilar estadísticas. Para ello, es mejor que no envíes la misma campaña duplicada a una lista de personas. Ve más allá de personalizar el nombre y apellido del receptor: redacta un mensaje individual creando una campaña nueva para cada receptor donde expliques qué te interesa de esa persona en concreto y por qué crees que debería ayudarte.

Y por último, recuerda que Roma no se construyó en un día: empieza paso a paso, pero siguiendo una estrategia. No maquetes tus newsletters a lo barroco, y opta por un estilo claro y sencillo. Y en cuanto al contenido… eso es otro tema, pero mejor que no te limites a vender: ofrece contenidos interesantes y que la gente realmente quiera.


¿Cuál ha sido tu experiencia como autor con el envío de emails y newsletters?


Así son las portadas del top ventas de Amazon

Has acabado tu libro después de mucho esfuerzo y sufrimiento, y lo único que quieres es publicar tu obra en seguida, así que es normal que algunos aspectos relacionados con la edición te resulten un fastidio. Pero antes de elegir la portada a la ligera, trata de ver tu libro en contexto. En las tiendas digitales se ha desatado una guerra de thumbnails por captar la huidiza atención del usuario, y tú solo tendrás unos segundos para jugar tu artillería.

Portadas concéntricas

Si has decidido autopublicar tu historia, debes saber que en cualquier ámbito donde la muevas, uno de los primeros filtros (a veces decisivo) que retendrá o por el contrario alentará al público a leer tu trabajo, es la portada. Si quieres ser un profesional, no es suficiente con que tu historia sea perfecta: también debe serlo tu portada. Así que, sepas diseñar o no, debes asegurarte de que tu portada:

  1. Describa el género al que pertenece tu historia
  2. Dé unas pinceladas sobre el contenido (tema y tono)
  3. Sea adecuada en cuanto al formato, tamaño y resolución según las especificaciones dictadas por el canal de distribución y los dispositivos o softwares de lectura
  4. Sea competitiva y original

Este es el primero de una serie de posts en torno a la creación de las portadas para ebooks, y en él vamos a centrarnos en:

Portada y género

No debes asumir el diseño de una portada como si fuera una obra de arte, sino una herramienta de marketing de la que puedes sacar mucho partido y que es efectiva si se usa un lenguaje que entendéis tanto tú como el público, y que te permitirá decir muchas cosas sobre tu libro con pocos elementos.

Eres libre de seguir estas convenciones y emplearlas a tu favor, o por el contrario, de transgredirlas, pero en cualquier caso, siempre siendo consciente de su existencia. Para sustentar estas observaciones, voy a basarme en un análisis sobre las 100 portadas que estaban en el top 100 de descargas de pago de Kindle cuando hice la consulta, en los días 9 y 10 de abril.

Puedes ver en este gráfico los porcentajes de portadas dentro de cada uno de los géneros mayoritarios (romántica, policíaco, drama y ficción histórica) que cumplen ciertas características, de modo que se pueden adivinar algunas tendencias más o menos significativas:

Partimos de la idea de que hay rasgos que perduran en cada género, aunque también habrá otros que dependan de las modas del momento. En cualquier caso, algunas observaciones del análisis son (puedes consultar todos los porcentajes comentados en el gráfico anterior):

  • En todos los géneros predomina la imagen sobre la tipografía, aunque el porcentaje es mucho menor (un poco menos de la mitad) en el caso de la novela policíaca. Por lo tanto, es común ver portadas de novela negra con este uso de la tipografía:

Ejemplos de portadas

  • En todos los géneros predomina la fotografía frente a la ilustración, aunque de nuevo la novela policíaca se diferencia significativamente de los otros géneros (usa la ilustración hasta un 40% más). Aquí vemos un ejemplo de una novela de género negro que está en el top y que usa ilustración en la portada:

Ejemplos de portadas

  • En cuanto al motivo representado en las imágenes, ninguna sorpresa. En las novelas románticas y en los dramas abundan personas:

Ejemplos de portadas

Mientras que en las policíacas abundan objetos, y en la ficción histórica, paisajes y lugares. Aquí hay algunos ejemplos de portadas prototípicas según este criterio:

Ejemplos de portadas

Un dato curioso es que el 11% de las novelas románticas contenían un motivo muy específico en sus portadas:

Ejemplos de portadas

  • En cuanto a la tipografía empleada para el título y nombre de autor, vemos que los tipos varían según el género: en la romántica y ficción histórica predomina la tipografía sin serif, mientras que en el drama y policíaca, con serif.

En el uso de la tipografía manuscrita, como cabía esperar, es más común en la novela romántica, aunque dentro del género el porcentaje es menor que el de la tipografía sin serif, e idéntico al de la tipografía con serif. Es curioso en cualquier caso ver cómo en la novela romántica, apenas predomina ninguna modalidad sobre las demás (32% con serif, 36% sin serif, 32% manuscrita).

Por otra parte, el uso de la tipografía manuscrita sí es más notable en la ficción histórica (un 54%), mientras que en este mismo género la tipografía sin serif no apareció en ningún caso.

  • En cuanto al color predominante, en todos los géneros ha sido o blanco o negro, e incluyendo el negro y el blanco, tan solo ha habido 9 colores predominantes:

Gráfico con los colores protagonistas de cada portada

Y un rato curioso: solo el 5% de las portadas de novela romántica tenían como color central el rosa, aunque el violeta sí era común (un 20%).

Conclusión

En la comparativa hemos visto que los porcentajes no siempre son contundentes, pero en muchos casos nos permiten apreciar sutilidades y asociar ciertos rasgos a determinados géneros.

¿Puede una novela de ficción histórica transmitir de un primer vistazo el género al que pertenece a pesar de usar tipografía sin serif? ¡Sí! Una portada está compuesta por muchos elementos (composición, espacio en blanco, tipografía, color, técnica artística, etcétera) que se combinan dando lugar a muchos efectos diferentes. Solo tienes que conocer bien las normas y articularlas según tu obra y público.


¿Cómo crees que un autor puede hacer que su portada destaque sobre las demás en la tienda Kindle?


9 herramientas imperdibles (y gratis) para escritores

Sean del tipo que sean, las herramientas de cada escritor están forjadas para su uso personal, y solo le ayudarán a adoptar una rutina consistente después de mucho probar y descarta.

En este artículo hablaré de las herramientas que más uso yo en mi día a día, con la esperanza de que también te sean útiles a ti. Notarás que hay una, la más importante de todas, que no se nombra en esta lista, pero me parece que es mejor reservarla para un post aparte.

Icono de unas herramientas.

1. MailChimp

web, Android, iOS | Utilidad: envío de newslettersLogo de MailChimp Si tienes o estás reuniendo una base de lectores y no usas MailChimp, estás perdiendo una gran oportunidad. Con esta aplicación puedes, de manera fácil y gratis:

  1. Organizar tus listas de contactos.
  2. Crear emails con plantillas personalizables que se adaptan fluidamente a los dispositivos receptores.
  3. Obtener métricas relevantes sobre el impacto de tus newsletters a tiempo real.
  4. Promover la suscripción a tu lista de contactos.

Y todo ello sin olvidar la gran regla de oro del marketing online: NO AL SPAM. Si todavía no has descubierto MailChimp, te invito a que leas este tutorial.

2. Google Keep

web, Android | Utilidad: notas

Logo de Google Keep Quizás uses Evernote u otras aplicaciones similares para tomar y guardar notas. Pero estas aplicaciones permiten tantas opciones de edición y clasificación que pueden llegar a hacer la tarea más engorrosa de lo necesario, de manera que terminan bloqueando el proceso espontáneo de tomar notas.

Por eso uso Google Keep para tomar notas a diario. Una nueva nota, un click. Y las notas se van agrupando en orden cronológico a modo de post-its. Las opciones disponibles son: añadir una alarma (para que el dispositivo te recuerde que debes revisarla), añadir imágenes, tomar notas de voz, crear listas de ítems, pintar las notas de colores y poco más.

En mi opinión, lo mejor de Google Keep es que elimina el paso de la clasificación en el momento en el que se toma la nota, lo que por otra parte te obliga a revisar las anotaciones de manera posterior. Las notas también pueden consultarse en la web, así que puedes proponerte sentarte un momento al día para clasificar o desarrollar tus ideas. Más vale tomar pocas notas y aprovecharlas más adelante que ser exhaustivo y no recuperar nunca esa información.

3. StayFocused

extensión Google Chrome | Utilidad: productividad Logo de StayFocused ¿No te ha pasado nunca que, sin saber cómo, te has encontrado a ti mismo mirando Youtube en modo encefalograma plano? O quizás sientes debilidad por alguna red social o web en la que pierdes demasiado tiempo.

Llegado cierto momento puedes querer plantearte autorregular tu uso de Internet mediante una extensión como Stay Focused, donde puedes hacer una lista de «páginas vetadas» junto con el tiempo que estás dispuesto a pasar en ellas cada día.

Si quieres ver un vídeo en Youtube, lo terminarás viendo (tan solo desactiva la extensión), pero si algo te recuerda que lo que estás a punto de hacer es perder el tiempo, quizás te lo pienses dos veces…

4. Google Drive

web, Android | Utilidad: edición de texto Logo de Google Drive Para mí, lo más valioso de Google Drive es que los documentos se pueden exportar en formatos universales y que la nube te garantiza su perdurabilidad en el tiempo (hasta donde esto sea posible). Además, es tan versátil como una página en blanco, por lo que puedes usarlo para lo que quieras.

A menudo he probado aplicaciones diseñadas para usos muy específicos, como reseñar películas, escribir un diario o guardar borradores, pero al final he caído en la cuenta de que lo más simple es crear un documento en Google Drive, darle el formato que quiera y clasificarlo en carpetas. Piensa en la perdurabilidad y en la recuperación de información. ¿Es más fácil y rápido clasificar decenas de notas de Evernote en decenas de libretas o crear un documento de Google Drive para cada tema?

Por otra parte, también tengo claro para qué no sirve Google Drive: para editar documentos muy largos. No puedo decir dónde está el umbral, pero una vez intenté terminar un libro en Google Drive (de unas 50.000 palabras), y en cierto punto todo se fue de madre. Llega un momento en el que ya no puedes copiar y pegar grandes fragmentos de texto sin que la aplicación se bloquee. 

5. DuckCapture

escritorio Utilidad: capturas de pantalla Logo de DuckCapture Si veo una imagen que me llama la atención mientras navego (una portada de un libro, una página web, un rostro anónimo que me ha inspirado, una foto de un lugar…), un click al icono de DuckCapture en la barra de herramientas y la captura se guarda en el escritorio. Luego puedo nombrar el archivo y guardarlo en una carpeta.

El método puede parecerte poco práctico, pero antes de, por ejemplo, limitarte a guardar un enlace, piensa que es posible que algún día esa imagen o esas páginas web dejen de estar disponibles, y que tu enlace deje de funcionar.

No sirve de nada tomar notas si no te aseguras de que recuperar la información sea fácil y apetecible. Y en cuanto a las páginas web, la única manera de que los contenidos queden siempre a tu alcance no es guardar la referencia, sino procesar y almacenar la información por ti mismo.

6 y 7. Sublime Text y Calibre

Sublime Text y Calibre para escritorio | Utilidad: Edición de texto, edición de ebooksLogos de Sublime Text y Calibre Pongo estos dos programas juntos porque para mí son una combinación inseparable. No necesito nada más para editar mis historias en todos los formatos y así hacer posible que cualquier persona las lea en su dispositivo de turno.

Sublime Text es un editor de texto y código fuente, lo que quiere decir que puedes usarlo para escribir tus libros y luego exportar a cualquier formato, o también, por ejemplo, para crear aplicaciones o páginas web.

Puedes editar tus ebooks para que se puedan leer en dispositivos con el lenguaje de marcado html (y CSS para dar estilo), aunque el código necesario es muy simple. Luego, cuando ya tengas el archivo editado y las imágenes de tu libro, puedes generar tus versiones mobi, epub o pdf con Calibre.

Existen alternativas a este sistema, y lo cierto es que Calibre es una aplicación mejorable en cuanto a su usabilidad, pero si practicas y te acostumbras a usarla, te sorprenderá la cantidad de opciones que permite.

Si quieres tener una idea de cómo hago mis ediciones digitales con estos programas, te recomiendo que te pases por los tutoriales Cómo editar un ebook en html y Cómo editar un ebook en formato mobi, epub y pdf con Calibre.

8. RAE/WordReference

Un diccionario de la RAE El diccionario de la RAE debe ser tu biblia, pero… ¿has tenido alguna vez una duda gramatical o léxica mientras escribías? Si no encuentras ninguna aclaración que te convenza en la web de la RAE, puedes consultar en las páginas de Word Referece.

Y recuerda que siempre puedes iniciar una discusión en los foros tú mismo. Supone muy poco esfuerzo, y aunque necesites la información de manera inmediata, en seguida verás como muchas personas amables intervienen en el hilo que has creado intentando aclarar tu duda.

9. Libreta del chino*

Una libretaSegún mi experiencia, para escribir no hace falta gastar veinte euros en una Moleskine. Baja al chino de la esquina (o quiosco de confianza) y verás qué gama tan espectacular de artículos de papelería. Y cuando vayas a descargar la próxima gran aplicación de moda para escritores… Mejor no te obsesiones por probarlo todo.

Muchas veces las aplicaciones que salen son refritos de cosas que ya existen (y que probablemente ya estés usando) que te aportarán muy poco valor y solo te harán perder el tiempo. Lo más importante de todo es que tus herramientas no se interpongan en tu trabajo, sino que lo faciliten.

*Me di cuenta luego de que las libretas del chino no son gratis. ¡Por favor, no olvides abonar la cifra apropiada al comerciante.

Comparte tus ideas: ¿Qué herramientas no pueden faltarte en tu labor diaria como escritor?


Cómo editar un ebook en html

Una manera de editar tus escritos antes de exportarlos a formato mobi o epub para la tienda Kindle (u otras tiendas digitales) es mediante código html, lo que facilita el total control sobre el formato y la personalización del documento.

Para editar un libro en html que luego se pueda visualizar en un ebook o tablet solo son necesarias unas nociones muy básicas de html, aunque si no conoces este lenguaje de marcado, puedes seguir esta guía para una maquetación simple de tu documento.

Kindle con html

¿Qué archivos necesitas para crear tu ebook mobi o epub?

En primer lugar, necesitas una portada. La portada puede ser de cualquier dimensión, y dependiendo del uso final de tu archivo, querrás darle unas dimensiones u otras, pero por poner un ejemplo, Kindle aconseja 1563×2500 px.

Por otra parte, necesitas una carpeta con las imágenes que contenga el libro (posibles ilustraciones, contraportadas, o lo que se te ocurra).

Por último, un archivo .html que incluirá en su interior las especificaciones de estilo (CSS).

¿Cómo puedes editar el documento html?

Para editar tu archivo solo necesitas un editor de html, que puede ser desde uno muy simple que quizás ya tienes en tu ordenador (el bloc de notas de Windows) hasta un programa más avanzado como Sublime Text (gratuito), que hace la experiencia de editar html más agradable y fácil.

¿Qué estructura debe tener el archivo?

Sin extenderme mucho, el html es el lenguaje en el que se basa la construcción de las páginas web (entre otras cosas), y constituye un lenguaje de marcado que va “marcando” o delimitando las partes de una web, o en este caso, de un ebook.

Para seguir las explicaciones puedes tener a mano el archivo con el código html de mi ebook Sangre Insoluble, que puedes descargar en formato .html aquí (19 kb).

Si quieres maquetar tu propio libro o historia siguiendo este modelo (es el que uso yo), solo tienes que copiar y pegar todo ese texto en tu notepad o editor de texto, y sustituir mis textos por los tuyos.

El head de tu ebook

El head incluye algunas especificaciones que afectan a todo el documento, pero que no se ven reflejadas en él a simple vista.

El contenido del head de mi ebook es:

Código incluido en el head

En primer lugar, en el tag ˂title˃ debes incluir el título de tu libro (simplemente sustituyendo el texto “Sangre Insoluble”).

En ˂style˃ van las especificaciones en CSS (que es otro lenguaje para dar estilo a los documentos). Aquí pondremos cómo queremos que sea el estilo visual de nuestro documento. CSS permite hacer casi cualquier cosa, pero cuando maqueto un ebook, prefiero ir a lo sencillo para evitar posibles incompatibilidades o comportamientos extraños en según qué dispositivos.

Por eso, los elementos visuales que yo modifico en mis libros suelen ser únicamente:

  • Subrayado del texto: para resaltar un enlace
  • Tamaño de la tipografía: para hacer más grande un enlace que quiero que el lector presione sin “salirse”
  • Cursivas: para destacar aclaraciones de la autora, por ejemplo en una historia interactiva
  • Centrado de texto: para los nombres de los capítulos o autora

Hay otros muchos elementos que puedes querer controlar con CSS en un ebook, como por ejemplo: tipografía, uso de negritas, márgenes…

No obstante, en cuanto a elementos como el margen, prefiero dejar a cada dispositivo que trabaje con el texto a su manera. Si configuras el margen o la tipografía sin probar bien en cada dispositivo, es posible que el texto se descuadre.

En el ejemplo que has descargado, habrás visto que la única especificación de estilo que he hecho en este caso ha sido para centrar el texto. Primero defino una clase con nombre descriptivo: .center, y luego configuro con CSS cómo será esa especificación (el texto centrado).

Así, siempre que queramos que un texto se centre, solo hay que asociar al tag correspondiente la especificación de estilo:

Ejemplo de dar estilo a un párrafo

En esta historia corta tan solo usé el estilo para centrar los párrafos, pero en otros libros he usado otras opciones. Por ejemplo:

  • .option {list-style: none; margin-bottom: 0.7em}
  • .italic {font-style: italic}
  • .uppercase {text-transform: uppercase}
  • .grande {font-size: 1.3em; font-style: italic}
  • .grande2 {font-size: 1.4em; font-style: italic}

El body de tu ebook

La estructura del cuerpo del documento, que es donde están marcadas las partes, es la siguiente:

Código incluido en el body

El h1 indica el nombre del documento, en este caso el título. En cuanto a la autoría, prefiero indicarla con un párrafo, justo debajo.

Código para salto de línea

es el tag que uso siempre que quiero un salto de página. Es decir, según el ejemplo, en mi ebook, después de leer el título y nombre de autora, el resto de la página queda en blanco hasta que avancemos a la página siguiente con nuestro dispositivo.

Todos los párrafos de texto tienen que ir marcados por el tag del párrafo (al inicio con ˂p˃ y al final con ˂p˃). He investigado sobre cómo añadir los tags en cada párrafo de manera automática (a mano puede ser un infierno si es un texto largo), y si tienes conocimientos de programación quizás encuentres una manera más asequible, pero yo uso este “truco” que es rápido y fácil:

  1. Primero abro en Libre Office Writer (el programa que uso para escribir) un documento con el texto de mi historia.
  2. Guardo una copia como DocBook (.xml).
  3. Abro el documento que acabo de guardar con mi editor de html (bloc de notas o Sublime) y copio el texto.
  4. Pego el texto en un documento nuevo de Office Writer, y ahora debería haber unos tags como estos: ˂para˃ y ˂/para˃ antes y después de cada párrafo, y ˂para/˃ separando los párrafos (si me dejé líneas en blanco).
  5. Ahora ya están los tags colocados en los párrafos, solo que no es el tag correcto, por lo que sustituyo con la opción “Buscar y sustituir” de Office: primero ˂para˃ por ˂p˃, luego ˂/para˃ por ˂/para˃, y finalmente, ˂para/˃ por “nada” (no pongas nada en la casilla de sustitución).
  6. No olvides borrar todo el código que te haya añadido el Office al exportar a .xml.

Este método puede parecer un poco rebuscado (y quizás lo sea), pero es el que he encontrado yo y funciona. Cuando lo hayas hecho una vez luego te saldrá mucho más rápido.

Y con esto ya estaría editado el ebook del ejemplo, aunque hay otras cosas que puedes tener en cuenta:

Capítulos e índice

En mi caso creo la tabla de contenidos al convertir el archivo a mobi o epub, en la fase final, así que en el htm no hago nada al respecto. Sin embargo, en algunos casos sí que he incluido un índice al inicio del libro, después del título, con enlaces a los capítulos. Este íncide queda así:

Código para el índice

♦ es tan solo este símbolo: ♦ Puedes incluir símbolos en tu archivo, que para eso has declarado en el head la compatibilidad con el sistema utf-8 (en el tag ). Por otra parte, los enlaces llevan a cada capítulo del libro.

La estructuración del documento en headings (h1, h2, h3…) la puedes hacer como quieras, pero yo suelo usar h1 para el título (se usa una sola vez en todo el documento) y h2 para los nombres de los capítulos.

Imágenes

En cuanto a las imágenes insertadas en los archivos, Amazon pide que sean en formato jpg, y que tengan un mínimo de 600×800 px.

Es posible que te preguntes qué pasa con las transparencias si no se pueden usar archivos .png. En las pruebas que he hecho, tanto Kindle como iPad (con su lector iBooks), los dispositivos integran el fondo blanco del jpg con la página, de manera que no da lugar a ningún efecto antiestético.

Tanto cuando diseñes tu portada como tus ilustraciones para el interior del libro, piensa que aunque en Kindle no se ven los colores, ocurre lo contrario en otros dispositivos como en las tablets. Por eso tienes que tener en cuenta cómo se verá la imagen tanto en color como en blanco y negro.

Por otra parte, el texto no rodea las imágenes, sino que la imagen ocupa un bloque en la página. Si te interesa, puedes alinearla en relación a los márgenes con las propiedades top o bottom.

Como las imágenes irán en una carpeta junto al documento html, la ruta será la siguiente:

Código para visualizar las imágenes

Visualizar tu edición

Para tener una idea de cómo va quedando tu edición, puedes visualizarlo en el navegador web de tu ordenador, simplemente arrastrando el archivo a una ventana abierta de Chrome, Mozilla, explorer, o lo que uses.

No es lo mismo visualizar la edición en tu PC que en un dispositivo de lectura, pero así puedes ir comprobando que todo va según lo esperado antes de probar más a fondo para pulir detalles.

Guardar los archivos

Y ahora que ya tienes tu ebook editado, solo tienes que guardar el documento con el nombre index.html en una misma carpeta junto a la carpeta de imágenes (llamada img) y la portada:

Archivos necesarios para crear la versión mobi

Después, ya puedes abrir Calibre, o el programa que uses para exportar a mobi y epub. (Si quieres hacerlo con Calibre, puedes seguir este tutorial.)

Recuerda que si incluyes especificaciones de estilo CSS en tu documento, debes testear siempre en todos los dispositivos que puedas. Si no puedes hacerlo físicamente, usa este programa de Amazon que permite visualizar el ebook en diferentes dispositivos.


Este es el método que uso yo para editar mis ebooks. Si usas otros métodos o tienes dudas, ¡deja un comentario!


Cómo usar DeviantArt para promocionar tus libros y relatos

Muchos autores que quieren promocionar sus obras hoy en día usan Facebook o Twitter, a veces basando su estrategia exclusivamente en una única red social. Pero al enviar los mensajes siempre en los mismos canales, es posible que se esté impactando al mismo público una y otra vez. ¿No piensas que en otros canales puede haber también lectores interesados?

Logotipo de DeviantArt

Antes que intentar abarcar un público muy amplio, puede resultar útil apuntar a otros sitios con una audiencia más “de nicho”, es decir, con unas características más definidas, pero quizás también con mayores ratios de retorno.

DeviantArt conforma la comunidad artística más grande de internet, con 265 millones de imágenes subidas por 28 millones de miembros. En ella hay artistas de todos los campos imaginables así como gente de cualquier modo interesada en la creación artística. Allí se pueden vender obras, crear portfolios, participar en discusiones y proyectos comunes, y casi cualquier cosa, pero también, principalmente, compartir obras artísticas.

Si bien el corazón del sitio es la creación visual (fotografía, pintura, dibujo), un escritor puede encontrar oportunidades para promocionar y compartir sus contenidos con personas con intereses muy específicos.

¿Qué puedo hacer como autor en DeviantArt?

Crear un perfil en el sitio es muy rápido, y es asombroso lo fácil que es entrar a formar parte de la comunidad y recibir feedback de otros usuarios. Para empezar, es mejor que no te dejes abrumar por la interfaz (a veces un tanto densa), sino que descubras poco a poco cómo con tu cuenta puedes hacer simplemente cualquier cosa: publicar posts, comentar obras de otras personas, ver estadísticas detalladas al instante, comunicarte por privado con otros usuarios, seguir a tus artistas favoritos…

1. Publica tu trabajo

En mi opinión, uno de los secretos de la plataforma es la atomización. Existen muchas categorías para clasificar las obras, así que cualquiera puede hacerse un hueco donde le interese si invierte suficiente tiempo.

Cuando vas a publicar algo (allí lo llaman deviations), debes elegir una categoría específica adecuada a tu trabajo y al público al que quieras llegar. La web mostrará tu trabajo a las personas interesadas en ese campo específico, y por mi experiencia, a pesar de la gran cantidad de obras enviadas, el sistema suele dar bastante exposición a cada una.

Una de tus opciones es publicar una imagen acompañada de un texto. Por ejemplo, como yo diseño las portadas de un libro y creo que son diseños que pueden llamar la atención visualmente, publico las imágenes en la categoría “Editorial design”, y en el texto que acompaña pongo un fragmento de la historia o una sinopsis acompañada de un enlace a la ficha de mi web.

Por ejemplo, en este enlace hay una “deviation” mía que publiqué para promocionar una historia corta:

Screenshot de una publicación de DeviantArt

Si tienes cierta maña para diseñar o hacer fotos con las que puedas ilustrar tus libros e historias, puedes destacar fácilmente entre otras obras. Piensa que tu “deviation” competirá por ganar la atención de otras similares, y quizás alguien se lance a leer un texto antes si incluye una imagen original. Aunque no creas que eres un artista gráfico, tu visión personal también es interesante, y seguro que te sorprendes a ti mismo buscando una manera de expresarla de manera visual.

Pero si no tienes imágenes para tu post no importa, porque también existen categorías específicas para literatura:

Categorías para publicar obras escritas en Deviantart

Categorías para publicar obras escritas en Deviantart
Como ves, antes de ampliar el contenido de la deviation, se muestra un pequeño “thumbnail” con un el inicio del texto. Puedes personalizar la imagen del punto de libro y añadir una imagen al principio:

alt=

En la parte del texto se puede acompañar con un microrelato, una poesía, un capítulo de un libro o lo que se te ocurra.

2. Promociona tu trabajo

Es posible que tus deviations lleguen a obtener cierto feedback e interacciones de otros usuarios incluso sin que tengas seguidores, pero si de verdad quieres hacerte un hueco en la comunidad, deberás relacionarte con otras personas (autores y lectores) mediante los grupos, foros y discusiones que se generan constantemente.

A estas alturas puedes estar preguntándote si esta plataforma realmente tiene una presencia importante en el mercado de habla hispana, y desconozco si existen estudios o estadísticas que aclaren este aspecto, pero si pasas un rato en la web te das cuenta de que la presencia de este grupo es realmente relevante. Siempre hay textos y comentarios publicados en varios idiomas, y también algunos grupos de discusión en castellano.

3. Busca colaboradores

DeviantArt también puede usarse como un punto de encuentro entre artistas, y es posible que si eres escritor necesites algún tipo de material gráfico (portadas, ilustraciones…) para tu edición.

Piensa que en esta web hay muchos artistas como tú, y es probable que alguien esté dispuesto a colaborar de manera más o menos desinteresada con escritores a cambio de exposición o por qué no, tan solo un aporte creativo en forma de texto que pueda complementar su trabajo.

Lo que nos espera en DeviantArt

Hace muy poco recibí un newsletter del sitio en el que se anunciaba el lanzamiento de un lector de “Motion Books”, que permite ver en la web cómics a modo de presentación dinámica. Además, también se anunció que en el futuro, los usuarios podrían hacer, leer, vender y comprar libros y cómics, así como transferirlos a sus dispositivos.

DeviantArt es una plataforma a la que merece la pena seguir, porque con su ritmo de crecimiento es posible que su uso se generalice en otros países e idiomas. Como siempre, la presencia que alcances como autor dependerá mucho del tiempo que estés dispuesto a dedicar a compartir contenidos y a interactuar con los otros usuarios, siempre sin olvidar que no es solo un sitio para creadores, sino también para consumidores de arte.


¿Qué otros sitios web usas para promocionar tu obra aparte de las grandes redes sociales?

 


Cómo un analizador de textos puede ayudarte a pulir tu estilo

¿Has usado alguna vez un programa para analizar tus libros o escritos? Si no lo has hecho aún, tienes que probar la sensación que se siente al descubrir, después de pensar que tu historia estaba impecable, que hay unas herramientas por ahí llamadas analizadores de textos que destripan los escritos revelando coletillas, repeticiones y otras adiciones carentes de significado.

Letra reflejada en un espejo.

Los analizadores de texto se emplean en varios ámbitos como en el académico o en marketing, pero también pueden ser útiles en la escritura creativa. Dependiendo del analizador, podemos limitarnos a un estudio cuantitativo que arroje conclusiones muy genéricas, pero también hay otros análisis más complejos de tipo semántico o léxico.

Dejando al margen una búsqueda en Internet en la que podríamos encontrar todo tipo de programas online con esta función, usaré aquí a modo de ejemplo un analizador básico que usé para mejorar mi libro La máquina de soñar.

HTTP://TEXTALYSER.NET/

Para usar Text Analyser solo tienes que pegar tu texto o subirlo en un archivo. Luego presionas el botón “Analyze text”, ¡y magia! Primero obtendrás resultados de parámetros un poco más complejos como “Readability” o el porcentaje de repetición, y luego verás un listado con las palabras usadas en el escrito ordenadas por número de usos y en diferentes combinaciones.

¿Qué datos significativos aporta un análisis cuantitativo de texto?

http://textalyser.net/ no permite la descarga de los datos en excel de manera que se podrían comparar las métricas entre diferentes textos, pero sí se pueden comparar las tablas-resumen del inicio del informe.

Es interesante comparar varios escritos propios, por ejemplo de momentos diferentes de la vida, o en diferentes géneros, registros o estilos léxicos. Después de realizar el análisis sobre dos de mis historias, me han sorprendido las diferencias en ciertos aspectos, y algunas métricas pueden anticipar cómo será la experiencia del lector en el sentido más formal.

En la segunda parte del informe nos encontramos con las palabras y grupos de palabras repetidos. Hay palabras de uso obligatorio o casi obligatorio como artículos, algunos adverbios o preposiciones. Pero después del análisis he descubierto que lo que da mala sensación de lectura no son tanto las palabras individuales (salvo en el caso de los nombres propios), sino ciertos grupos de dos o más palabras que casi nunca aportan significado.

Lo mejor que se puede hacer con estas combinaciones es eliminarlas o sustituirlas por sinónimos buscando una mayor variedad léxica.

Análisis propio

Cada escritor debe hacer un análisis de sus propios textos según sus criterios, pero aquí voy a poner como ejemplo lo que aprendí analizando La máquina de soñar.

Al comparar el informe de esta obra con otro texto que redacté después pude apreciar algunas cosas interesantes, como que mi variedad léxica había mejorado, o que usaba frases más largas (click para ampliar):

Comparación de dos textos

Es normal no obsesionarse con la repetición de palabras en un primer estadio de la escritura, cuando las ideas deben fluir sin impedimento, pero creo que sí hay que preocuparse por el estilo en las últimas lecturas (yo lo hago al final, para pulir el escrito).

 

Creo que más allá de quedarse en una anécdota, el uso de estas herramientas puede tener una función concreta y quizás enseñarnos algo que nos sirva en posteriores trabajos. Por ejemplo, yo extraje de este análisis una “Lista negra” de combinaciones de palabras:

  • Adverbios o complementos circunstanciales de tiempo: “un instante”, “un rato”, “momento”, “de repente”, “de pronto”, “al final”.
  • De modo: “atención”, “forma”, “modo”, “de manera”, “de golpe”, “de un lado a otro”.
  • De cantidad: “un poco”, “poco”.
  • De lugar: “a su alrededor”, “frente a”.
  • Expresiones faciales o corporales: “una sonrisa”, “apretó los” (que suele ir acompañada con “labios” o “manos”), “le miró con”, “con disimulo”, “de hombros”, “los ojos muy abiertos”, “frunció el”, “entrecerró los ojos”, “con el ceño”.
  • En menor medida, verbos de acción: “se abalanzó”, “se giró”.

Después de hacer este resumen, comprobé que en muchas de las oraciones la eliminación de estas expresiones no restaba significado relevante a la acción, y además de este modo la lectura se hacía más fluida en ciertos puntos, evitando que el lector se fijara en la forma para concentrarse en el contenido.

Además de eliminar palabras también se pueden usar estas métricas para pulir el estilo y dar coherencia al uso de expresiones: por ejemplo, ¿cuándo usamos palabras sinónimas como «tipo» y «hombre», «clase» y «modo», o «ceño» y «entrecejo»? ¿Lo hacemos por una razón o de manera arbitraria?

Conclusión

Creo que es aconsejable realizar este tipo de análisis léxicos en la producción propia para reflexionar sobre el significado de las palabras y, si es necesario, reformular ciertas cuestiones de estilo.

No creo que haya que obsesionarse con la repetición de palabras y los análisis cuantitativos, y hay que saber cómo formular o controlar la espontaneidad y la naturalidad en la escritura.

Para resumir, en el proceso de análisis textual de estilo, en ese momento en el que dudo si eliminar una palabra o no, recuerdo que es mejor usar una palabra solo cuando la acción no podría haber ocurrido de otra manera.


¿Qué has descubierto sobre tu estilo usando un analizador de texto?