More from: Google Analytics

Mejora tus métricas: propicia la navegación entre contenidos

Ilustración de un niño navegando en un mar de URLs.Durante las últimas semanas hemos usado Google Analytics para fijar objetivos, interpretar resultados e implantar mejoras en nuestra plataforma web basándonos en nuestras métricas.

Este post se centra en cómo mejorar la llamada “page depth”, que es el número medio de páginas que un usuario visita en una sola sesión. Si has visto en tus objetivos de Google Analytics que tu número de páginas vistas por sesión es menor de lo que te gustaría, esta guía te hará plantearte posibles causas y mejoras.

El número de páginas vistas por sesión

En primer lugar, igual que en otras métricas como el bounce rate, no existe un estándar que indique qué media es la adecuada para todas las páginas web, sino que los objetivos deben establecerse en cada caso teniendo en cuenta el tipo de plataforma y contenidos.

Si tu web es un directorio destinado a la resolución de dudas o a la consulta de información, es posible que una o dos páginas por sesión sea un resultado positivo, porque indica que los usuarios están resolviendo sus consultas de manera eficaz.

Sin embargo, si tienes un blog en el que generas contenidos de manera habitual, un número elevado de páginas vistas por sesión suele ser un resultado deseable, ya que suele ser necesario para completar los funnels de conversión, y además, es indicativo de que la web está bien construida y propicia de manera natural la exploración de contenidos.

En cualquier caso, si te sirve como punto de partida, en el caso de plataformas que generan contenidos de manera habitual, se suele marcar un umbral más que aceptable entre las 3 y 5 páginas vistas por sesión.

Calcula tus métricas

Para observar la Page Depth de tu blog, visita Público>> Comportamiento>> Interacción en tu cuenta de Google Analytics, y haz click en la pestaña Número de páginas por sesión.

Localización de la pestaña Interacción.

Entonces aparecerá una tabla con la distribución del número de páginas vistas a la izquierda, y el número de sesiones correspondientes a la derecha. Por ejemplo, en este informe vemos que el número de sesiones en las que solo se consultó una página es muy grande en comparación con el número de sesiones en las que se vieron más páginas (click para ampliar).

Una tabla mostrando el número de páginas vistas por sesión.

A partir de estos resultados se podría decir que o bien todas esas personas abandonaron el blog porque vieron cumplido su propósito, o bien que el blog no supo mantener su atención.

En todo caso, después de que conozcas las métricas actuales de tu web, ya puedes establecer un objetivo en Google Analytics que te permitirá observar qué variables (por ejemplo, fuentes de tráfico) condicionan un mayor o menor número de páginas vistas.

En el post «Marcando objetivos en Google Analytics«, en la sección “objetivo de tipo páginas/pantallas por sesión”, tienes instrucciones sobre cómo establecer objetivos de este tipo.

Mejora tus métricas

Una vez realizado el diagnóstico, puedes comenzar a hacerte preguntas. Por ejemplo, si tu público te ha dado feedback positivo en relación a un artículo específico, ¿por que no han mostrado interés por otros artículos parecidos? ¿Por qué hay partes de tu blog a las que no llega el tráfico?

Tú no estás junto a los visitantes para explicarles en qué enlaces tienen que hacer click para encontrar los artículos que más les pueden interesar, pero sí puedes guiarles jugando con ciertos principios de usabilidad y arquitectura web, referenciando, “curando”, y en definitiva, mejorando la visibilidad de tus contenidos.

1. Crea un menú intuitivoIcono de una página web.

La disciplina de la usabilidad defiende que existen algunas convenciones en diseño web basadas en la percepción y en las costumbres del usuario que propician una experiencia de navegación satisfactoria.

Esto no quiere decir que no puedas experimentar con el diseño de tu web, pero de entrada, y a no ser que tengas una buena razón para hacer lo contrario, debes situar el menú principal en la parte superior y/o en la izquierda.

Hay otras opciones que puedes contemplar, como la elección de un template con un “sticky menú”, que son los que se mantienen siempre visibles en la pantalla, incluso aunque hagas scroll. Algunos estudios, como este de Smashing Magazine, han demostrado las bondades de este sistema, incluyendo una mayor rapidez en la navegación.

Por último, asegúrate de que las categorías del menú siguen una denominación lógica. Si estás planeando dar nombres muy creativos pero poco descriptivos a tus categorías, deberías considerar si prefieres ofrecer una experiencia sorprendente o más bien eficiente.

2. Cuidado con la estructura de tu sitioIcono de una casita.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la distribución de tus contenidos en las páginas de tu web.

Poner todos los contenidos enlazados en portada puede ser contraproducente y dar lugar a una mala experiencia de usuario. Lo más adecuado es construir una estructura equilibrada regida por categorías y subcategorías lógicas en la que el contenido se distribuya de manera jerárquica.

Hay una teoría que dice que hay que garantizar que un visitante pueda completar cualquier tarea posible en menos de 3 clicks, ya que de lo contrario, acabará abandonando la web.

Hoy en día, con todos los sistemas que enriquecen la navegación y con todos los recursos multimedia que contienen las páginas, esta regla se ha quedado un poco obsoleta, pero conviene que te quedes con la idea de que cada click tiene que llevar al visitante más cerca de lo que espera o busca, porque a no ser que tenga un gran interés previo, tenderá a descartar la página si le parece que no está bien organizada.

Otra recomendación que suelen dar los especialistas en SEO es que los contenidos más importantes estén a menos clicks de la home que los secundarios, estableciendo así una estructura jerárquica:

Esquema de una estructura jerárquica de contenidos web.

Por otra parte, ten en en cuenta que si la distribución del sitio alcanza una profundidad excesiva, puede dejar de ser visible tanto para los visitantes como para los buscadores.

En conclusión, antes de generar tus contenidos, define una estructura lógica en la que basarás su publicación y clasificación, y considera cómo puedes materializar esa estructura mediante elementos como la paginación, el número de posts por página, o el número de categorías y subcategorías.

3. Enlaza los artículos entre síIcono de un enlace.

Cuando escribas un post, plantéate en qué medida puedes apoyarlo o relacionarlo con otros artículos o contenidos que hayas publicado en el pasado.

Los enlaces a otros contenidos de tu web no solo permiten a los lectores ampliar el tópico tratado y orientarse en tu web, sino que también ayudan a Google a tener una imagen más clara de la estructura de tu blog.

El concepto “link juice” hace referencia a la manera en que Google analiza los enlaces entre diferentes sitios web para establecer su PageRank en relación a la autoridad de cada dominio. Si eres familiar con estos conceptos, sabrás que dependiendo de los enlaces que apunten a tu blog, aparecerá mejor o peor posicionado en las búsquedas orgánicas de Google.

Funcionamiento del "link juice" de Google.

Pero tu PageRank no solo se establece a partir de los enlaces inbound (que enlazan a tu sitio), sino también con los enlaces internos que tú mismo estableces y controlas.

En este sentido, se recomienda usar en los textos donde se enlaza el correspondiente artículo keywords que la gente use para referirse a tu contenido. Así por ejemplo, si quiero enlazar en este artículo otro artículo pasado sobre analítica web, elegiré más bien la segunda opción:

  1. «tal y como vimos en otro artículo…»
  2. «tal y como vimos en el tutorial sobre cómo marcar objetivos en Google Analytics…»

Estas keywords puedes identificarlas en los informes de búsquedas internas (hablaremos más adelante sobre esto) y en los informes de tu cuenta de Google Webmaster Tools.

Ten en cuenta que aquí no estás usando ninguna estrategia SEO que vaya a perjudicarte en las búsquedas orgánicas, porque incluso Google ha declarado lo beneficioso que puede ser para el PageRank un sistema de referencias interno, siempre que guíe al usuario de manera natural por los contenidos.

Añade recapitulaciones o avances al inicio o al final de tus posts

Aparte de referirte a otros artículos mientras escribas tus posts, también puedes definir un sistema más o menos fijo para dar visibilidad a otros artículos.

Por ejemplo, puedes incluir un par de frases al comienzo de tus artículos para contextualizar el post en relación a contenidos anteriores. O puedes incluso editar posts antiguos para añadir párrafos finales que hagan referencia a otros posts que creaste más adelante.

Activa un sistema de referencia dinámico

Por último, es recomendable referir, al final de un artículo o en el faldón de la página, a otros de temática relevante, a los últimos publicados en el blog, o a otras categorías o archivos mediante un widget como este:

Captura de un widget con los últimos posts publicados.

Estos sistemas mejoran la recuperación de la información y la navegación en tu web, aunque insisto en que no es necesario ni suele dar buenos resultados obsesionarse por la exhaustividad.

Antes que enlazar todos los contenidos en todas las páginas piensa que el usuario ya tiene cierta idea sobre cómo puede acceder a lo que le interesa. Tu trabajo es conocer esas convenciones y enfocar tus esfuerzos a facilitar el acceso a lo que es relevante en cada momento.

4. Añade calls-to-actionIcono con calls-to-action.

Las llamadas a la acción no tienen por qué usarse solo para llevar al visitante a realizar una compra, sino que también pueden ofrecerle una guía para descubrir los contenidos que le interesan.

Sobre todo en el caso de las landing pages no basta con mostrar y confiar en que el usuario completará por sí mismo los recorridos previstos. Está en nuestras manos incluir llamadas a la acción que por ejemplo le inviten a visitar otras secciones de la web, descargar documentos que amplíen el tema, o ver un recurso multimedia.

Puedes probar diferentes calls-to-action mediante un “Content experiment” en Google Analytics, y medir su repercusión en métricas como el bounce rate o el número de páginas vistas por sesión.

5. Incluye un buscador internoIcono de una lupa.

Si ya tienes un buscador interno en tu blog y no le habías prestado demasiada atención, te remito a las palabras de Avinash Kaushik, evangelista de Google que afirma que un 10-25% de la gente usa las búsquedas internas, lo que la convierte en la funcionalidad más usada de las webs.

Además de proporcionarte información útil sobre cómo tus visitantes usan keywords y sobre temas que les interesan, un buscador ofrece una manera de descubrir contenidos no visibles según las preferencias personales, lo que puede aumentar el nivel de “engagement” y evitar que la sesión finalice.

Si todavía no tienes un buscador de Google activo en tu sitio, sigue estos pasos:

  • Activa la funcionalidad en Google Analytics (en Administrador>> Ver configuración>> Configuración de búsqueda en el sitio, activa la opción “Seguimiento de la búsqueda en el sitio”).
  • Configura el aspecto de tu buscador en el Custom Search Engine de Google.
  • Implementa el buscador en tu web, por ejemplo mediante un widget.
  • Haz un seguimiento del uso de tu buscador en el informe Comportamiento> Búsquedas en el sitio.

Conclusión

El número medio de páginas vistas por sesión puede decirte mucho sobre cómo tus visitantes interactúan con tu web, y un análisis mediante Google Analytics puede sugerirte mejoras en cuanto a navegación, usabilidad, y en definitiva, consecución de tus objetivos de conversión.

Merece la pena que realices un diagnóstico de la situación actual de tu web o blog y que tengas en cuenta que a veces es mejor dar preferencia a las convenciones por encima de los gustos personales, siempre con la finalidad de generar una mejor experiencia para el usuario.

En este artículo hemos visto algunas metodologías de análisis y propuestas de mejora fáciles de implementar y que pueden ayudarte con tus métricas, pero como siempre, serás tú quien defina las más adecuadas según tu audiencia y tus objetivos.


Mejora tus métricas: aumenta la duración media de la sesión

En anteriores semanas vimos cómo puedes usar Google Analytics para establecer objetivos en tu web o blog y obtener así información valiosa sobre tu público.

Pero para que tus análisis sean útiles, también tienes que interpretar los resultados, encontrar puntos débiles y promover soluciones. En este artículo te propondré algunas mejoras que pueden ayudarte sobre todo si en tus informes advertiste un porcentaje de rebote demasiado elevado.

Una ilustración de un reloj de bolsillo antiguo.

Visitantes y duración media de la sesión

Como vimos en el post antes mencionado, con Google Analytics puedes averiguar con facilidad la duración media de la sesión en tu web e incluso comparar según el canal por el que tus visitantes llegaron. Estos datos te permiten plantearte si tus contenidos satisfacen las necesidades de diferentes grupos de visitantes con diferentes intereses y expectativas, y te pueden ofrecer información sobre cuestiones como:

  • ¿La gente que viene a tu blog encuentra lo que buscaba? ¿Tu contenido cumple con sus expectativas?
  • ¿Dónde está el público al que más interesa tu contenido?
  • ¿Es tu ratio de rebote demasiado alto?

Hace poco leí en este artículo de ZoomNews.es la historia de un autor de cómic que gracias a que un enlace suyo apareció destacado en Reddit, vio un aumento del 25.000% de su tráfico, pero aún así solo vendió 23 copias adicionales de su libro.

Un aumento de tráfico en sí no tiene por qué ser beneficioso, igual que proponerse aumentar el tráfico de manera indiscriminada puede llegar a ser contraproducente. El número de visitantes y el tiempo de visita son métricas que deben reflejar una experiencia relevante, tanto por tu parte como por parte del visitante.

El ratio de rebote

Ilustración de un señor saltando en una cama elástica.

Según Google, el ratio de rebote de una web supone el porcentaje de sesiones en las que tan solo tiene lugar una interacción, es decir, aquellas en las que el visitante tan solo visualizó la página en la que aterrizó y no hizo nada más.

Así que el ratio de rebote no debe confundirse con el tiempo de sesión, aunque ambos están relacionados, porque pueden ser indicativos de que:

  • El visitante entró en la web con expectativas que no fueron satisfechas.
  • El visitante no encontró el diseño o la usabilidad de la web atractivos.

El ratio de rebote es un indicador subjetivo. Esto es así hasta el punto de que para dos páginas web diferentes un mismo ratio puede ser aceptable en un caso, y en el otro, señal de que las cosas van mal. Por ejemplo, es probable que una página web de soporte técnico tenga un porcentaje de rebote alto, porque una vez la persona lee el artículo que resuelve su duda específica, no suele navegar por otras páginas centradas en problemas que no le afectan.

Sin embargo, en el caso de un blog de autor como el mío, o simplemente un blog en el que se publican artículos con cierto nivel de profundidad de manera habitual, un porcentaje de rebote alto no es un resultado deseable. Además, las sesiones tienen que alcanzar un mínimo de duración para que los ratios de conversión (cumplimiento de objetivos) también sean significativos. Por todo esto creo que en mi caso, un ratio de rebote bajo es indicativo de que a las personas que visitan mi web les interesan mis contenidos.

Intentar reducir el ratio de rebote a cero no debe convertirse en nuestra obsesión, ya que en parte está fuera de nuestro alcance. Solo puedo evitar hasta cierto punto que alguien llegue a mi web por error, o que lo que encuentre no esté de acuerdo con sus expectativas. Sin embargo, siempre tendré un margen para actuar y realizar algunos ajustes que puedan beneficiar mis métricas.

Yo no puedo saber qué porcentaje de rebote es aceptable para tu sitio, pero sí puedo decirte cómo marcarte un punto de partida. Solo entra en tu cuenta de Google Analytics, accede a la Visión general de tu Audiencia, y a la derecha podrás ver, entre otras métricas básicas como Sesiones y usuarios, el porcentaje de rebote:

Situación del porcentaje de rebote en los informes de Google Analytics.

A partir de este dato y de los resultados de tus objetivos de tipo duración (vimos en este post cómo configurarlos), ya tendrás una base sobre la que trabajar.

Por lo que sé, no existen fórmulas mágicas para reducir el ratio de rebote o aumentar el tiempo que una persona pasa en una página web, pero en esta lista te propongo algunos factores que influyen en esas métricas, y que espero te sirva para mejorar tu blog o web.

Qué puedes hacer para mejorar la sesión media de tu web

Como ya señalé arriba, tus objetivos y tus medidas de mejora dependerán de tu contenido, pero en mi caso, si he creado una página web y veo visitas con una duración demasiado baja, me planteo:

  • ¿En algún momento prometí algo que no se aproximaba a la realidad?

Ilustración de un altavoz.

Seguro que has oído lo beneficioso que puede ser para tu blog posicionarte en los buscadores mediante técnicas SEO tales como el uso de keywords en los títulos de los posts.

Pero una optimización demasiado insistente no solo puede llegar a ser penalizada por los algoritmos, sino que además, usar palabras que no son descriptivas del contenido que promocionas puede llegar a ser contraproducente. Cada vez que haces una promesa y la rompes, cada vez que decepcionas a tus lectores, su confianza en ti se deteriorará un poco más.

Por otra parte, atraer a un visitante que solo cree que puede estar interesada en tus contenidos pero que luego resulta no estarlo, es una pérdida de tiempo tanto para él como para ti.

Lo mejor que puedes hacer para mejorar este punto es ajustar tu marketing a la realidad.

  • ¿Se sienten desorientados los visitantes de mi web?

Ilustración de unas flechas apuntando en direcciones opuestas.

Con la popularización de Twitter, tendemos a compartir «píldoras» de información que extraen los contenidos de su contexto. Quizás te ha pasado alguna vez que has hecho click en un enlace atraído por la imagen o el texto del tweet, y cuando has aterrizado en la web enlazada, te has sentido desorientado.

Ponte en el lugar de tu público y diseña tus páginas de manera que si alguien aterriza en una de ellas de manera aislada, comprenda de inmediato dónde está y por qué está allí.

Puede parecerte obvio, pero es muy importante que en cualquier página de tu web o blog esté visible su presentación o descripción y un menú que propicie la navegación entre contenidos.

También puedes plantearte personalizar tu página de error 404 (que aparece cuando alguien visita un enlace roto), incluyendo en ella un enlace a la home de tu web o un menú. Si usas un sistema de blogging como WordPress y tu página de error 404 no te parece adecuada, existen plugins que pueden ayudarte a cambiarla.

  • ¿Tiene mal aspecto mi post?

Ilustración de una "a" en mayúscula y minúscula.

Estamos de acuerdo en que el valor que ofreces está en tu contenido, pero de entrada, un post formado por una masa de texto compacta e impenetrable no invita a la lectura.

Sobre todo porque en muchos casos, y hasta que no se demuestre lo contrario, habrá otros sitios aparte del tuyo y del mío donde el visitante podrá obtener información o entretenimiento, y para él es muy fácil cerrar nuestra página y buscar otra que parezca más interesante.

Por eso creo que después de escribir un post hay que reservarse unos minutos para añadir alguna imagen o gráfico, y sobre todo, dar formato al texto (estructurar y jerarquizar el contenido, aplicar estilos, etc).

  • ¿Deja el diseño de mi blog mucho que desear?

Ilustración de una paleta de artista.

Cada vez es más fácil crear un blog o una página web con un diseño amigable y usable, y por eso mismo, el usuario tolera cada vez menos los sitios que dificultan la navegación o no cumplen con los estándares mínimos.

Mi consejo es que elijas una plantilla para tu blog o un diseño para tu web minimalista, que se centre y dé relevancia al contenido, que jerarquice la información de manera clara y donde la imagen ocupe tan solo el espacio necesario.

Por último, existen algunas funcionalidades que suelen incomodar la experiencia del usuario, como es el caso de los pop ups o los autoplayers, o en definitiva, cualquier elemento que se presente sin previo aviso bloqueando la navegación o atrayendo de manera agresiva la atención. Si en tu página web está presente alguno de estos elementos, deberías plantearte si de verdad os aportan algún valor añadido a ti o a tus lectores.

  • ¿No es un diseño responsable que se adapte a diferentes dispositivos?

Ilustración de un móvil.

Tú mismo puedes consultar en Google Analytics cuántos de tus visitantes acceden a tus contenidos desde dispositivos móviles. Y de nuevo, ponte en el lugar de tus lectores. Si tus páginas no están diseñadas de manera responsable, esto es, si no se adaptan a las dimensiones de cada dispositivo de manera automática, la navegación en tu sitio puede convertirse en una experiencia incómoda.

Si usas una herramienta de blogging como WordPress, asegúrate siempre de que las plantillas que elijas tengan diseños «líquidos» o responsables, y antes de decidirte por una, haz pruebas al menos desde un móvil, una tablet y un ordenador.

  • ¿Mi página tarda demasiado en cargar?

Ilustración de un caracol.

Pingdom es una aplicación online que dice cuánto tiempo tarda en cargar una página desglosando la carga que supone cada uno de sus archivos y funcionalidades.

Si publicas mediante páginas escritas en código html plano, los contenidos tardarán mucho menos en cargar, pero en plataformas como WordPress o Blogger, este tiempo puede llegar a ser mucho mayor. Quizás no te lo habías planteado, pero cada pluggin, widget y elemento embebido que haya en tu web aumenta un poco más el tiempo de carga, y el conjunto puede llegar a perjudicar la experiencia del usuario.

Antes de instalar un complemento, infórmate o haz pruebas con Pingdom para saber cómo afectará a la carga de la página. A menudo usamos plugins o widgets innecesarios que solo duplican la información o realizan funciones que ya realiza la web por sí misma.

Un segundo más o menos puede no parecerte una gran diferencia, pero de nuevo piensa que si tus visitantes todavía no te conocen, no tienen por qué pensar que lo que van a encontrar en tu sitio no lo van a encontrar en otra web mejor construida. Además, Google ha reconocido tener en cuenta el tiempo de carga de los sitios a la hora de incluirlos en su Web Search Ranking. 

El tiempo de carga que esté dispuesto a tolerar una persona es subjetivo y encontrarás diferentes opiniones al respecto, pero a veces se considera tres segundos como el límite idóneo.

  • ¿Estoy compartiendo los contenidos adecuados o de interés para los públicos procedentes de cada medio?

Ilustración de un público frente a una pantalla.

Mucha gente usa twitter como un feed de noticias en torno a los temas y personas que les interesan, y es posible que no dispongan de mucho tiempo y prefieran informaciones más concisas y de lectura rápida. Por el contrario, si alguien llega a un artículo a través de un buscador, puede estar predispuesto a revisar otros de tus artículos.

Por eso debes replantearte si estás usando la estrategia adecuada para promocionar o compartir tus contenidos. Quizás twitter te esté reportando tráfico, ¿pero estás seguro de que la forma y el contenido de los artículos que compartes son idóneos para retener el interés de esas personas?

La clave está a tu alcance en tus propias métricas de Google Analytics. Si comparas tus resultados quizás descubras que el tráfico proveniente de otras redes sociales como Google+ da lugar a un porcentaje de rebote menor según qué contenidos.

Aparte, si lo que publicas son posts más o menos extensos, puedes querer imprimir dos velocidades de lectura diferentes, por ejemplo añadiendo imágenes, pies de foto, títulos con diferentes tamaños que marquen una jerarquía, o fragmentos destacados.

Por último, también puedes crear versiones resumidas de tus posts, publicar en twitter infográficos con los datos destacables, o crear un vídeo a partir de los puntos clave.

En definitiva, debes garantizar la correspondencia entre tus contenidos y las necesidades de tu público según el momento y el medio por el que accedan a tu sitio web.

  • ¿Estoy propiciando la navegación entre los contenidos de mi sitio?

Ilustración de una brújula.

Después de todo lo dicho pude parecerte contradictorio, pero un alto porcentaje de rebote podría de hecho ser indicativo de que el público está encontrando exactamente lo que buscaba, pero no tiene ningún incentivo para seguir navegando en la página.

Una vez has conseguido que una persona visite tu web está en tu mano retener su interés para que conozca otros de tus contenidos o trabajos que también podrían resultarle útiles, y para ello solo tienes que tener en cuenta algunos principios de usabilidad y adoptar varias costumbres al redactar y presentar tus contenidos.

Si estás interesado en propiciar la navegación entre diferentes páginas de tu web y ampliar el número de páginas vistas en cada sesión, visita el post «Mejora tus métricas: propicia la navegación entre contenidos«.

 Conclusión

Si usas tu blog o página web como plataforma para promocionar tus obras o artículos, Google Analytics puede ayudarte a monitorizar tus resultados mediante objetivos de diferentes tipos.

El número de páginas vistas por sesión indica el nivel de interacción y sintonía que existe entre tu público y tus contenidos. Aunque el factor más importante para retener el interés de los lectores es la calidad y la relevancia del contenido, hay otros factores relacionados con el diseño y la usabilidad que también influyen en que la experiencia de visitar tu página sea satisfactoria.

En este artículo hemos visto algunas propuestas que pueden ayudarte a mejorar tus métricas, pero queda en tu mano valorar las necesidades de tu sitio web y tomar las decisiones adecuadas.


Evaluando resultados en Google Analytics

Este es tercero de una serie de artículos que te descubrirán cómo usar Google Analytics para observar los caminos que el lector recorre en tu web, con la finalidad de optimizar tanto tus canales de promoción como su experiencia de usuario.

En los dos primeros posts descubrimos cómo la analítica web contempla este recorrido, y en el segundo, cómo poner en marcha algunos objetivos útiles para escritores y editores de contenidos.

En el presente capítulo explicaré cómo recoger los resultados de esos objetivos con la finalidad de orientar tus esfuerzos hacia la mejora y la resolución de problemas.

Ilustración de un gráfico de barras insertado en los lomos de unos libros.

Asignando un valor monetario a los objetivos

Siempre que configuras un nuevo objetivo en Google Analytics puedes asignar un valor monetario a la conversión, un paso opcional pero que te dará información que no es accesible de otra manera (como los reports de ROI o return of investment).

Asignar un valor monetario a los objetivos tiene mucho sentido si usas tu web como plataforma de venta o promoción de productos o servicios (como es el caso de los escritores que venden sus libros), porque en estos casos lo más lógico es hacer coincidir el valor del objetivo con el del producto.

Pero en otros casos asignar un valor económico también puede ser útil, porque cualquier persona que dedique su tiempo a publicar contenidos para una audiencia puede estar guiado por unos objetivos de cualquier tipo, y asignar un valor monetario a los mismos es una manera ilustrativa de averiguar si el tiempo se está invirtiendo de manera eficaz.

Por otra parte, aplicar un valor monetario a un objetivo es un proceso subjetivo, y solo tú puedes hacerlo según la naturaleza de tu proyecto. Lo importante es que si decides medir resultados con valores monetarios, no improvises, sino que establezcas unas pautas desde el principio que luego puedas aplicar de manera intuitiva.

Por ejemplo, en el caso de un objetivo ligado a la venta directa de un libro, lo más común es asignar al objetivo el valor económico de ese libro. Pero si estás valorando otro objetivo como puede ser la inscripción en un newsletter, dependerá de tu criterio considerar si el valor que este resultado te retorna en relación a tus objetivos finales es mayor o menor.

Para asignar un valor a cada uno de tus objetivos primero tienes que buscar tu lista de objetivos en el Administrador:

Localización del panel de objetivos en Google Analytics.

Luego, en cada objetivo, donde pone «Valor OPCIONAL» , eliges «Sí» y escribes el valor que quieras asignar:

Configuración de un objetivo de Google Analytics tipo evento (outbound).

En el caso de eventos, el valor se puede asignar directamente al implementar el código de trackeo. Por eso al configurar el objetivo correspondiente en el administrador, propone la opción «Utilice el valor del evento como valor del objetivo para la conversión«. Si no estableciste el valor en el código de trackeo, puedes hacerlo ahora.

En este caso yo he asignado un valor de 0.89€ a la conversión (lo mismo que vale el libro). Que alguien visite la ficha de Amazon de mi libro no significa necesariamente que lo vaya a comprar y que vaya a generar para mí esos ingresos, pero para mí es un indicativo muy relevante, por eso le doy este valor.

Cómo visualizar los resultados de conversión de objetivos

Cuando hayas configurado tus objetivos y Google los haya empezado a trackear, ya puedes visualizar los informes con los resultados de conversión.

Si el objetivo era de tipo evento, puedes ver los resultados a tiempo real en: Tiempo real> eventos). Los informes a tiempo real son útiles para comprobar si las cosas están funcionando. Si no has configurado previamente un filtro para que Google Analytics excluya el tráfico interno, podrás ver tú mismo si los eventos se están trackeando en directo (por ejemplo, descargando un documento).

Menú de tiempo real en Google Analytics.

En segundo lugar, en la sección Adquisición>> todo el tráfico, puedes mirar de un vistazo el porcentaje de consecución de objetivos en relación al tráfico proveniente de cada una de tus fuentes. Solo tienes que seleccionar en el desplegable de la columna de la derecha el objetivo que quieras revisar:

Vista de objetivos completados según fuente de tráfico.

En estos informes puedes comprobar, por ejemplo, por qué canales llegan los visitantes que cumplen los objetivos que generan más valor monetario para ti.

Por último, si quieres realizar un análisis más profundo, puedes consultar la sección Conversiones, aunque la interpretación de estos informes requiere un conocimiento un poco más avanzado de Google Analytics. Entre todo lo que puedes aprender en esta sección, destaco:

  • Ver, mediante los multi-channel funnels, cómo todos tus canales trabajan juntos en la consecución final de objetivos.
  • Ver, en el informe Reverse Goal Path, las últimas 3 páginas visitadas antes de la URL relacionada con la consecución de los objetivos. Este informe resulta útil para descubrir recorridos que quizás no se habían contemplado.

Estos informes también son interesantes porque te permiten saber en qué punto una persona “abandonó” el recorrido previsto por ti, y usar esos resultados para implementar las mejoras convenientes.

Analizar es solo es el comienzo

Diagrama del proceso de análisis e implementacion de mejoras en la web.

Después de revisar tus informes, lo mejor sería que todos esos datos tan valiosos y que tanto te ha costado reunir no se queden en una simple curiosidad, sino que saques partido al análisis.

Por eso, el siguiente paso debería ser planear e implementar ajustes en tus canales para mejorar los ratios de conversión. Además, pasado un tiempo también deberías realizar un segundo análisis para comprobar si esos ajustes han mejorado tus métricas.

La web es algo vivo y los públicos cambian constantemente. Permanecer al margen de esos cambios y no adaptarte al contexto es ir destinando tu proyecto al fracaso poco a poco. Es posible que en estos momentos estés tan solo comenzando a construir tu plataforma web y que no recibas muchas visitas. Pero si estás comprometido con tu proyecto y estás dispuesto a dedicarle tiempo y esfuerzo, tus métricas mejorarán.

Por eso, cuanto antes comiences a recoger datos y a buscar tus rutinas de análisis, antes podrás empezar a mejorar. En concreto, si empiezas a definir objetivos desde un primer momento, conforme vayas haciendo crecer tu blog tomarás decisiones encaminadas a fines específicos, y sabrás más sobre tu público y el contexto en el que te mueves.

Propuestas de mejora

Si estás interesado en mejorar algunos aspectos relacionados con la usabilidad y rendimiento de tu web, visita estas guías:


Marcando objetivos en Google Analytics

Este es el segundo de una serie de posts sobre el uso de la analítica web (el primer capítulo, aquí), que te ayudará a comprender el comportamiento de los visitantes de tu web y a mejorar tus resultados con Google Analytics. En el presente capítulo explicaré paso a paso cómo configurar objetivos que yo misma uso en mis informes y que creo que pueden servirte como punto de partida para tus propias estrategias. Un icono de unos dardos haciendo diana en un libro.

Cómo establecer tus objetivos con Google Analytics

En primer lugar, no es necesario que seas un especialista en Google Analytics para sacar partido de los objetivos, pero estar familiarizado con la herramienta te facilitará mucho las cosas. Por otra parte, ten en cuenta que desde que configuras un objetivo hasta que Google Analytics comienza a trackearlo (y a mostrar los resultados en los informes) pueden pasar varias horas. Si se diera el caso, dale un par de días antes de empezar a preguntarte por qué tus objetivos no están funcionando.

Si en algún momento no encuentras alguno de los informes o secciones mencionados, puedes usar el buscador que hay en la columna de herramientas de la izquierda de la sección «Informes» de Google Analytics. Este buscador suele dar buenos resultados gracias a que todas las funcionalidades están bien estructuradas y nombradas de manera intuitiva: Buscador de Google Analytics

1. Abre tu cuenta de Google Analytics

Lo primero que tienes que hacer, si no lo has hecho ya, es asignar tu página web a una cuenta de Google Analytics. Para ello solo necesitas una cuenta de Google y tener acceso al código fuente de tu página web. Cuando crees tu cuenta de Google Analytics, obtendrás un código de seguimiento que deberás implementar justo antes del cierre del tag “head” de tu página. Si tu web está basada en un sistema de blogging como WordPress, puedes descargar un plugin que te permita añadir el código de manera automática, o seguir tutoriales como este.

2. Piensa tus objetivos

Algunos ejemplos de objetivos que se pueden configurar en Google Analytics y que pueden resultarte útiles como autor o blogger son:

  • Usuarios que visitan tu web y hacen click en un enlace a la ficha de Amazon o cualquier otra plataforma en la que esté publicado tu libro.
  • Usuarios que consultan durante cierto tiempo tu página.
  • Usuarios que descargan un relato o documento que hay subido en tu web en diferentes formatos (mobi, epub, pdf…)

Como ves, los datos que puede proporcionar Google Analytics son muy interesantes, pero todavía lo es más realizar un análisis más profundo que te permita, por ejemplo, poner estas cifras en relación a cada una de tus fuentes de tráfico (redes sociales, newsletter, foros, etc.).

De esta manera puedes averiguar cuáles de los medios que usas para promocionar tu trabajo te sirven para obtener las mejores cifras de conversión (de consecución de objetivos). En este post solo propongo algunos ejemplos, pero Google Analytics ofrece muchísimas posibilidades de personalización, y al final, serás tú quien defina los objetivos relevantes en relación a lo que ofreces y a tu audiencia.

3. Configura tus objetivos

Una vez hayas considerado los objetivos con los que quieras iniciarte, debes ir al panel de administración que aparece arriba en la pantalla de inicio: Localización del panel de objetivos en Google Analytics. En la columna de la derecha, donde aparece la vista (llamada en este caso «Todos los datos de sitios web»), debes hacer click en “objetivos”. Los objetivos se configuran a nivel de la vista de la propiedad, lo que quiere decir que los informes asociados a los objetivos que establezcas aquí, aparecerán al seleccionar la vista adecuada en el panel de inicio de Google Analytics: Jerarquía de las cuentas, propiedades y vistas en Google Analytics. Una vez hayas accedido a la sección «Objetivos» en el panel de administración, solo tendrás que darle a “Nuevo objetivo”, seleccionar “personalizado” y seguir las instrucciones descritas a continuación para cada tipo de objetivo. En los siguientes apartados explicaré varios casos (uno por cada uno de los tipos básicos de objetivos) con la esperanza de que te inspiren y te sirvan como punto de partida para tus propios análisis.

Sobre los objetivos de tipo evento

Todos los tipos de objetivos se pueden configurar de manera fácil y rápida desde Google Analytics excepto los de tipo evento, que requieren pasos un poco más complejos. Por ejemplo, debido a la manera en que funciona Google Analytics, cuando la acción que quieras trackear implique que el lector haga click en un enlace que lleve a una página externa a la tuya (como en este caso, a la ficha de Amazon de mi libro), el proceso requerirá que incluyas un código javascript en tu web. En mi caso no tengo ningún conocimiento de Javascript, pero dado que entiendo algo de html y tengo acceso directo al código de mi web, con ayuda de algunas guías he logrado poner en funcionamiento el código de trackeo de este tipo de eventos. En este tutorial te explicaré paso a paso el procedimiento que seguí.

Sin embargo, si no tienes acceso directo al código html de tu página, existen otras opciones que no requieren que trabajes directamente con código. Por ejemplo, si usas un sistema de blogging como WordPress, puedes buscar algún plugin que te permita implementar código en el head del blog, y por otra parte, editar el código de los enlaces mediante widgets o en la vista html de tus posts.

Por último, Google Analytics dispone de un Tag Manager que permite insertar los tags necesarios para el trackeo de eventos mediante un administrador. Personalmente nunca he usado esta opción, pero tiene pinta de ser la manera más fácil de configurar eventos si no se tiene conocimientos de programación.

Si ninguno de estos métodos te convence, puedes seguir leyendo a partir del ejemplo número tres, cuya configuración es mucho más sencilla. No obstante, para mí los objetivos de tipo evento han sido los más útiles hasta el momento, por lo que te recomiendo que no dejes de darles una oportunidad.

1. ¿Cuántas personas han accedido desde mi web a la ficha de Amazon de mi libro? (objetivo de tipo evento)

Como decía, para que Google Analytics pueda saber si una persona hizo click en un enlace que envía al usuario fuera de la web, hay que seguir un procedimiento especial y configurar los llamados Outbound links. Para ello, en primer lugar tendrás que declarar una función añadiendo el siguiente script al head de tu web:

<script> /** * Function that tracks a click on an outbound link in Google Analytics. * This function takes a valid URL string as an argument, and uses that URL string * as the event label. */ var trackOutboundLink = function(url) { ga(‘send’, ‘event’, Amazon, ‘click‘, MGB, {‘hitCallback’: function () { document.location = url; } }); } </script>

Puedes copiar y pegar este código directamente en tu web, pero las tres palabras que he resaltado en rojo (la categoría, acción y etiqueta del evento), es recomendable que las elijas de la manera que a ti te resulte más descriptiva en cada caso.

Según las buenas prácticas, la palabra que uses como categoría debería describir el objeto al que se asocia el evento; en action se define la acción que realiza el usuario; y en label puedes elegir la etiqueta que te ayude a identificar de un vistazo los eventos que luego se verán reflejados en los resultados.

En segundo lugar, tienes que llamar la función en el enlace que quieras trackear:

<a href=»http://www.amazon.es/dp/B00L6DVB8K» onclick=»trackOutboundLink(‘http://www.amazon.es/dp/B00L6DVB8K’); return false;»>Visita la ficha de Amazon</a>

En este ejemplo, tú tan solo tendrás que cambiar el enlace a tu propio libro, y en su caso, el texto sobre el que está aplicado el enlace.

Por último, tienes que configurar el objetivo en Google Analyltics para que las estadísticas aparezcan en los informes. Para ello, debes crear un nuevo objetivo de tipo evento, y poner en los campos categoría, acción y etiqueta exactamente las mismas palabras que usaste en el primer paso, al declarar la función en el script. En mi caso, el objetivo quedaría configurado de esta manera: Configuración de un objetivo de Google Analytics tipo evento (outbound).

2. ¿Cuántas personas han descargado un relato subido en mi web? (objetivo de tipo evento)

En principio este tipo de evento se puede configurar usando exactamente el mismo sistema que en el caso anterior, pero Google recomienda procedimientos diferentes en cada caso, y nosotros seguiremos esas recomendaciones aquí.

Supongamos que tengo en mi web una sección de ebooks donde facilito descargas gratuitas a relatos en diferentes formatos. Si el ebook estuviera publicado en Amazon, no tendría ningún problema para conseguir estadísticas de descarga, pero si lo que quiero es facilitar la descarga directa a través de mi web, puedo trackear las descargas configurando un objetivo de tipo evento en Google Analytics.

Para ello, en primer lugar hay que añadir este código script en el body del html:

<script type=»text/javascript»>
var downloadLink = document.getElementById(‘DescargaElefantes‘);
addListener(downloadLink, ‘click’, function() {
ga(‘send’, ‘event’, ‘download‘, ‘click‘, ‘EbookCortoElefantes‘);
});
/**
* Utility to wrap the different behaviors between W3C-compliant browsers
* and IE when adding event handlers.
*
* @param {Object} element Object on which to attach the event listener.
* @param {string} type A string representing the event type to listen for
* (e.g. load, click, etc.).
* @param {function()} callback The function that receives the notification.
*/
function addListener(element, type, callback) {
if (element.addEventListener) element.addEventListener(type, callback);
else if (element.attachEvent) element.attachEvent(‘on’ + type, callback);
}
</script>

En tu caso solo tendrás que intercambiar las palabras en rojo por las relevantes de acuerdo a tu configuración. Así, donde dice DescargaSangre debes poner el id que hayas asignado al anchor tag de descarga, y por otra parte, igual que en el trackeo de outbound links, debes elegir una categoría, una acción y un label que sean descriptivos. En mi caso he usado: download‘, ‘clickEbookCortoSangre.

En último lugar, hay que configurar el objetivo correspondiente en el administrador para que Google Analytics «tire» de esos eventos en tu web y pueda devolverte los resultados:

Configuración de un objetivo tipo evento para trackear descargas.

Por cada enlace de descarga puedo añadir un código de trackeo diferente, por lo que puedo saber en qué formatos se está bajando la gente el ebook. Si tuviera esta información y por ejemplo viera que nadie se baja el relato en formato pdf, no sería necesario perder tiempo en esa conversión.

3. ¿Cuántas personas que leyeron un artículo en mi web se inscribieron luego al newsletter? (objetivo de tipo destino)

Mediante los objetivos tipo Destino puedes saber cuándo las personas que entran en tu web llegan a cierta página (por ejemplo, un índice con tus ebooks publicados). Además, también puedes medir y descubrir los recorridos que llevan a las personas hasta cierta página mediante la configuración de un funnel (embudo de conversión).

Supongamos que tengo un blog en el que escribo artículos que pienso que pueden ser de interés para mis potenciales lectores, y que tengo implementado un sistema de suscripción a un newsletter. Con Google Analytics podría medir cuántas de las personas que consultaron cierto artículo terminaron inscribiéndose en el newsletter. Si soy capaz de pensar un recorrido paso a paso y añadirlo a una lista ordenada, podré saber cuántas personas actuaron según lo que esperaba. De acuerdo con el ejemplo, un posible recorrido sería:

  1. La URL del artículo que he publicado
  2. La URL resultante al inscribirse en el newsletter

Una vez pensado el recorrido, solo tengo que copiar las rutas URI y añadirlas al objetivo: Configuración de un objetivo de tipo destino. Es importante tener en cuenta durante la configuración que todas las URI deben estar dentro de tu dominio. Es decir, no puedes incorporar como uno de los pasos una página web externa (una página de twitter, Amazon, etc.). Por otra parte, la configuración no funcionará si copias y pegas la URL de la web, sino que tienes que indicar la URI (la parte de la URL que va después del dominio). Si quieres aplicar este ejemplo en tu web o blog, deberás añadir, primero, la URI de destino (eligiendo en el desplegable «igual a»), y abajo, el recorrido que quieres trackear. La URI de destino dependerá de tu sistema de inscripción al newsletter (puedes averiguarla inscribiéndote en tu propio newsletter).

El sistema seguido en este ejemplo puede serte útil si estás probando la eficacia de diferentes sistemas para fomentar la inscripción al newsletter en los posts. Por ejemplo, puedes usar en diferentes posts diferentes fórmulas, medir los resultados durante un tiempo, y por último, comparar las métricas.

4. ¿Despiertan mis artículos el mismo interés en los visitantes provenientes de todas las fuentes? (objetivo de tipo duración)

Para realizar esta comparativa, en primer lugar tienes que configurar un nuevo objetivo eligiendo una duración para la sesión. Esto es un parámetro subjetivo que depende de tus contenidos y de los planes que tengas para tu blog. ¿Durante cuánto tiempo consideras que tu contenido debería mantener enganchados a tus lectores? Este objetivo es así de fácil de configurar: Configuración de un objetivo de tipo duración. A continuación, puedes consultar los resultados en función de cada fuente de tráfico en los informes de Adquisición>> todo el tráfico, y así averiguar qué fuentes te llevan los visitantes que se involucran más con tus contenidos. Comentaré más a fondo cómo analizar los resultados en el próximo post de esta serie.

5. ¿Cuando llega un visitante atraído por un artículo de interés, soy capaz de retener su atención para que consulte otros contenidos?  (objetivo de tipo páginas/pantallas por sesión)

Este tipo de objetivo también es muy fácil de configurar. Tan solo tienes que especificar el número de páginas (o pantallas en el caso de los dispositivos móviles) que te propones que el usuario visite antes de abandonar la sesión: Configuración de un objetivo de tipo páginas vistas por sesión.

Evaluando resultados

Hasta aquí hemos visto cómo poner en funcionamiento varios sistemas de medición de objetivos que te pueden ser útiles si tu página web o blog juega un papel importante como canal promocional de tu trabajo.

En el próximo post de la serie explicaré cómo consultar los resultados de consecución de objetivos en Google Analytics y cómo sacar partido a esos resultados para mejorar, por una parte tu trabajo como productor y editor de contenidos, y por otra, la experiencia del visitante.


El viaje del lector hasta tu libro

A veces, planear y ejecutar acciones promocionales para tu libro puede reducirse a un acto de fe. Conoces las herramientas y las usas lo mejor que puedes, pero si no analizas las métricas de tu plataforma web, puedes estar renunciando a una oportunidad para medir resultados y optimizar esfuerzos.

Ilustración de unos viajeros caminando en un libro.

Google Analytics nos ayuda, de forma gratuita, a prever y entender el recorrido que un internauta sigue en nuestra web desde que descubre nuestro trabajo hasta que se interesa en él, o por el contrario, pierde el interés. Con unas nociones básicas del uso de esta herramienta podrás aprender a trackear tus acciones online y a medir sus resultados para identificar puntos débiles e implementar mejoras.

Este es el primero de una serie de posts en los que explicaré, paso a paso, cómo la analítica web puede ayudar a un escritor o editor de contenidos a promover su trabajo. La serie consistirá en los siguientes artículos, que publicaré semanalmente:

  1. El viaje del lector hasta tu libro, donde explicaré lo que caracteriza hoy en día el recorrido del consumidor (un potencial lector) hasta el producto (tu libro).
  2. Marcando objetivos en Google Analytics, donde explicaré cómo configurar objetivos específicos que yo misma uso en mi web y que podrás adoptar en la tuya o usar como punto de partida para tus estrategias.
  3. Evaluando resultados en Google Analytics, donde explicaré cómo medir la consecución de esos objetivos para que puedas optimizar tus esfuerzos y mejorar tu web, tanto para ti como para las personas que la visitan.
  4. Mejora tus métricas: aumenta la duración media de la sesión, donde explicaré varias mejoras que podrás implementar en relación a los resultados de tus informes.
  5. Mejora tus métricas: propicia la navegación entre contenidos, idem.

Mientras que los otros posts tendrán un carácter práctico, en este primero haré una introducción teórica para que adoptes una visión previa en torno al camino que ha tomado la analítica web en los últimos tiempos, y así puedas entender mejor el contexto en el que nos movemos.

El funnel de conversión

En analítica web, un funnel o embudo es el camino que esperamos que una persona que visita nuestra web siga hacia la conversión, que es la consecución de nuestros objetivos como editores de contenidos, o más concretamente, como escritores que quieren dar a conocer y vender sus obras.

Antiguamente los vendedores lo tenían mucho más fácil, porque las personas solían tomar la decisión de comprar un producto o servicio con tan solo ver un anuncio, como un spot en televisión:

El funnel de conversión clásico

En los últimos tiempos, con la democratización del acceso a internet y a los dispositivos móviles, han aumentado las opciones y ocasiones para interactuar y conectar con las páginas web, y el funnel es cada vez más complejo. Existen muchas más fuentes de información y es fácil acceder a experiencias de otros consumidores para contrastar opiniones.

Esta complejidad ha hecho que las herramientas de análisis y estudio del comportamiento deban actualizarse, y en concreto, nosotros, como editores de contenidos web que buscamos construir y ampliar nuestra audiencia, debemos saber cuándo, cómo y por qué canales un potencial lector va a interactuar con nuestros contenidos.

El funnel de conversión actualmente.

Por eso, nuestro trabajo consiste en garantizar el uso adecuado de estos canales y conocer cómo se producen estos “touchpoints” necesarios para que el público interactúe con nuestro contenido.

Vender ya no es tanto como antes cosa de una sola acción publicitaria, sino que el consumidor (y un lector que compra libros es un consumidor en términos de marketing) está más informado y se ha vuelto más exigente. Por eso, para que se interese en adquirir nuestras obras, tendremos que propiciar esos touchpoints en relación a contenidos de gran calidad, de manera consistente en el tiempo, y siguiendo las normas de usabilidad que conocemos. De esta manera, obtendremos en retorno el llamado «engagement«, que es el nivel de implicación que una persona tiene hacia nuestros contenidos.

Diagrama de la relación entre el autor y su público.

Así por ejemplo, digamos que yo dispongo de estos canales mediante los que una persona que navegue por Internet puede llegar a mi página web:

  • Búsquedas orgánicas en Google
  • Redes sociales
  • Participación en foros
  • Comentarios en blogs
  • Newsletter
  • Anuncios en Google Adwords
  • Notas de prensa con los blogs

Estas serán mis herramientas con las que propiciaré los “touchpoints” en mi caso, los canales por los que espero que lleguen muchas personas hasta mi web. Luego, una vez los usuarios estén en mi web, podré saber cómo se comportan estableciendo y midiendo objetivos mediante herramientas de analítica como Google Analytics, y lo que es más importante, valorar qué mejoras puedo implementar.

Marcando objetivos en Google Analytics

En este post puedes consultar una extensa guía en la que explico cómo tú mismo puedes, mediante los objetivos, conocer y medir el trayecto que sigue un lector o posible lector cuando llega a tu web.

Además, también explico paso a paso ejemplos de objetivos que yo misma uso en mi web y que me permiten arrojar luz sobre preguntas como estas:

  • ¿Cuántas personas han accedido desde mi web a la ficha de Amazon de mi libro?
  • ¿Cuántas personas han descargado un relato subido en mi web?
  • ¿Cuántas personas que leyeron un artículo en mi web se inscribieron luego al newsletter?
  • ¿Despiertan mis artículos el mismo interés en los visitantes provenientes de todas las fuentes de tráfico?
  • ¿Cuando llega un visitante atraído por un artículo de interés, soy capaz de retener su atención para que consulte otros artículos?