Diferencias entre misterio, suspense y thriller

 

diferencias-misterio-suspense-thriller-viñetaYa, ya, si escribo historias ya debería saberlo, y si no, a ver qué hago escribiendo en este blog, bla bla bla. La cuestión es que el otro día me desperté en mitad de la noche, y me dije: «Dios mío, no soy capaz de enumerar con precisión las diferencias entre misterio, suspense y thriller. ¿Qué será de mí?»

Por lo que sé, hubo un día en que los autores se preocupaban de verdad porque sus obras fueran fácilmente identificadas bajo las convenciones de un género u otro. Así fue, por ejemplo, en la Edad de Oro del Cine Clásico, cuando el cine se industrializó para corresponder la demanda mediante un sistema de fórmulas muy rígidas que permitía a los productores sacar películas como si de platos de patatas bravas se tratara.

Pero hoy en día, con la de autores y editores que hay, y la de fórmulas que inventamos para encandilar al lector, creo que esto de los géneros ya no es tan estanco ni predomina como antes. Al menos en literatura, oigo más a la gente hablar en términos de autores y argumentos.

De hecho, mientras investigaba para escribir este artículo, he visto que el misterio, el suspense y el thriller tienden a manejarse más como fórmulas que los autores conjugan a su antojo.

Testimonio de estas composiciones heterogéneas y de la falta de consenso a la hora de asignarles etiquetas son las estanterías de las librerías y de las secciones de las tiendas virtuales, donde cada uno cataloga las novedades a su bola.

Pero bueno, todo este rollo era para explicar que no creo que el mercado y los lectores actuales exijan al autor un conocimiento ni un tratamiento riguroso de estas tipologías, pero aún así me parece que está bien conocer el origen de las cosas, y analizar cómo se juega con las convenciones y expectativas.

Disclaimer: este post es el resultado de las investigaciones que hice para resolver mis propias dudas; un resumen de los puntos que considero clave a partir de los libros del género que he leído, y de las fuentes que aparecen citadas al final del post. Si buscabas un artículo académico, exhaustivo, o redactado por un especialista, deberías seguir buscando en otro sitio.

Diferencias entre misterio y suspense

Para mi sorpresa, he averiguado que según las teorías del cine, el suspense no ha sido clásicamente considerado como un género, sino como un recurso dramático que se utiliza en ciertos géneros, como el thriller.

Por lo tanto, se podría decir que el suspense está contenido dentro del thriller, aunque este cuenta con otras peculiaridades adicionales que veremos más adelante.

De este modo, tenemos que es entre misterio y suspense donde se ve un contraste más claro, sobre todo en relación a cada uno de sus elementos narrativos.

Para ilustrar estas diferencias con un ejemplo, he traducida esta explicación tan elocuente que se curró Alfred Hitchcock:

Imaginemos que hay una bomba bajo esta mesa. De repente, «¡Boom!», hay una explosión. El público se sorprende, pero antes de esta sorpresa, ha visto una escena totalmente ordinaria, sin significado especial. Ahora, pensemos en una escena de suspense. La bomba está bajo la mesa y el público lo sabe, probablemente porque han visto al anarquista colocándola ahí. El público sabe que la bomba va a explotar a la una y hay un reloj en el decorado. El público puede ver que es la una menos cuarto. En estas condiciones, la misma conversación inocua se vuelve fascinante porque el público está participando en la escena. La audiencia anhela advertir a los personajes de la pantalla…

En líneas generales, una historia de misterio es una narración en la que el protagonista y el lector van descubriendo las pistas que llevan a la resolución de un rompecabezas, que suele conducir a descubrir la identidad de un criminal (normalmente un asesino).

En cambio, en una historia con suspense, el espectador tiene desde el principio más información que los personajes. Aquí el objetivo no es averiguar quién es el criminal, sino si será atrapado antes de que se salga con la suya; y como no existe un misterio predominante, el interés se mantiene mediante un ritmo más intenso, donde siempre pasan cosas y se anticipan eventos que estamos deseando que se resuelvan.

Por supuesto, a la hora de la verdad, tanto el misterio necesita suspense para mantener el interés, como el suspense necesita algún misterio para crear un ritmo equilibrado.

En este infográfico puedes ver más en detalle algunas diferencias que suelen darse (click para ampliar):

Diferencias entre misterio y suspense.

¿Y el thriller?

Como decíamos antes, las obras del género thriller suelen utilizar como hilo conductor el suspense, pero además, suelen hacer énfasis en algunos aspectos que las diferencian de las de otros géneros. 

Por ejemplo, el conductor principal de la historia es claramente la acción. Los personajes son sometidos a situaciones extremas con tal de mantener al lector o espectador pegado al asiento.

Mientras que en una historia clásica de misterio los investigadores suelen marcar su propio tempo, aquí se desarrolla una carrera a contrarreloj para evitar que el villano ejecute su plan maligno, o que el crimen alcance cotas mayores.

Por otra parte, el thriller hace énfasis en la fortaleza y valía del personaje protagonista, que está siempre a la altura de las circunstancias por muy extremas que estas lleguen a ser, lo que suele deberse a una preparación extraordinaria. Por otra parte, en la novela de misterio, o eso me parece a mí, del personaje se expone más su parte vulnerable; su pasado, sus traumas, sus intimidades.

También subrayaría como rasgo determinante de los thrillers la figura del villano, que suele ser todavía más malote si cabe, y se ensaña a base de bien con el investigador de turno, que tiene que seguir su rastro para detenerle y evitar que siga cometiendo crímenes aún peores.

Por último, otro aspecto a observar en los thrillers es lo que está en juego. Como indico en el infográfico de arriba, el crimen que desencadena la historia suele conllevar consecuencias a gran escala, solo si el héroe no llega a tiempo para detenerlo, claro está.

Aquí las temáticas pueden ser muy variadas, y constituyen varios subgéneros, como por ejemplo:

  • Thriller legal (John Grisham)
  • Thriller médico (Robin Cook)
  • Thriller psicológico (El silencio de los corderos, de Thomas Harris)
  • Thriller político (Juego de patriotas, de Tom Clancy)

Y básicamente, esas son las diferencias. Luego los géneros, subgéneros, fórmulas y etcétera, se entrelazan para dar lugar a variaciones que nos sorprenden y alteran las convenciones. Total, que si intentas definir y compartimentar según qué obras literarias, puedes acabar volviéndote loco, pero ver cómo se repiten algunos rasgos y explorar su significado puede ser bastante entretenido.

En fin, ¿qué te ha parecido la distinción que hago en este artículo? ¿Estás de acuerdo con ella? ¿La odias? ¿Cómo la mejorarías? ¿Tienes ejemplos de obras que juegan con las convenciones mencionadas?


Fuentes: Sara Barton Mysteries | Murder by 4 | Hunter’s WritingsNicole Basaraba’s Uni-Verse-City | cinéfagos

3 comments to this article

  1. Zero

    on abril 27, 2016 at 8:17 pm - Responder

    ¡Muy bien artículo! Me ha servido para diferenciar con más o menos claridad ambos conceptos.

  2. Ro Mi

    on diciembre 13, 2017 at 8:19 am - Responder

    Hola, Natalia. En el infográfico, en el apartado de omnisciencia están las características indicadas al revés, al menos según lo has comentado en tu explicación. Un saludo!

  3. David Alvarez Vásquez

    on noviembre 16, 2018 at 2:25 am - Responder

    Esta información es muy importante para muchos escritores que están empezando. Gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.